18 de marzo de 2020
18.03.2020
La Opinión de Murcia
Coronavirus

Cuarenta internos del CIE de Murcia, en huelga de hambre para que les suelten por el coronavirus

Las organizaciones humanitarias que trabajan con ellos piden que se les deje libres y la Administración les busque una alternativa habitacional

18.03.2020 | 13:29
El CIE de Sangonera.

En el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera hay ahora mismo alrededor de 90 personas, la mitad de las cuales se han puesto en huelga de hambre para exigir que se resuelva su situación ante la pandemia de coronavirus.

Moisés Navarro, presidente de la Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (ONGD) de la Región de Murcia, confirmó que la huelga de hambre es «para manifestarse contra la situación en la que se encuentran». Del CIE «se está echando a personas, siguiendo el protocolo habitual. El problema es que, ante el estado de alarma, muchas de estas personas, sin recursos, se quedan en la calle», aseveró Navarro.

«Venimos reclamando el cierre de estos centros, porque los consideramos cárceles», subrayó el presidente de la ONGD, al tiempo que precisó que «los muros del CIE no son inmunes al coronavirus», así como que «ahí no hay una salubridad digna». De ahí que su apuesta sea «que se cierre el CIE y se garanticen unas condiciones dignas» para las personas que están ahí internadas, ya que «si expulsamos a la gente a la calle y los pilla la Policía, se enfrentan a una sanción».

«Exigimos que se garanticen sus derechos fundamentales y que a aquellas personas que no tengan recursos se les facilite una alternativa habitacional digna», hizo hincapié Navarro.

Por su parte, Juan Guirado, portavoz de Convivir Sin Racismo, indicó que el pasado viernés zarpó hasta Argelia un barco con extranjeros que habían llegado de forma irregular a la Región, pero que, desde entonces, no se ha vuelto a hacer devoluciones. Guirado apuntó que «con 90 personas en un grupo confinado en un espacio como el que están, es difícil mantener la distancia de seguridad».

Citó un caso acontecido el pasado lunes, cuando «se puso en la calle a un joven sin ningún recurso de alojamiento», el cual se quedó «atrapado» en la vía pública, ya que no había autobuses para el pueblo donde vive parte de su familia. El chico contactó con Convivir Sin Racismo, que a su vez preguntó si había sitio para él en Jesús Abadonado, Fundación Rais o Servicios Sociales del Ayuntamiento de Murcia, pero no había. Al joven finalmente la ONG le pagó una habitación de hotel, y hoy en día ya se encuentra con sus parientes en un municipio de la Región de Murcia.

De ahí que Convivir Sin Racismo pida la libertad de todos los que están en el CIE, con el fin de que «los que se puedan ir a una casa, se vayan» y, los que carezcan de recursos, sean auxiliados por la Administración. De esta manera, opina, los agentes de la Policía Nacional que ahora se ocupan del centro de Sangonera podrían dedicarse a otras labores de vigilancia más necesarias en el estado de alarma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook