Los agentes de la Policía Nacional tienen, por el momento, instrucciones informativas, es decir, no sancionan a los murcianos que vean por la calle, desoyendo la prohición de salir de casa, a no ser que se encuentren con un caso «flagrante».

Aún así, es difícil comprobar si realmente una persona está en la vía pública porque va a comprar alimentos o medicinas, excepciones reconocidas en el estado de alarma, o si, por el contrario, está tomando el aire. «Si una persona va con una bolsa con pan, puede estar dando vueltas por el barrio para dar un paseo», reconocen fuentes policiales. La picaresca está servida y «no todo el mundo está tan concienciado».

Los agentes no cuentan con los recursos necesarios para cerciorarse de si un viandante va realmente a la farmacia o si está dando una vuelta. Como mucho, comentan las mismas fuentes, si el individuo les hiciera sospechar, se podría hacer un «reconocimiento fotográfico y seguimiento», pero «no hay recursos» para hacerlo con todo el mundo.

Por otra parte, desde el cuerpo policial son conscientes de que ayer era solo el primer día laborable. Lo difícil está por venir. «Al principio vemos un movimiento social, 'postureo', pero con el paso del tiempo, cuando los ciudadanos lleven días confinados, comenzarán a crisparse». Cuando esto suceda, los agentes esperan ver comportamientos fuera de lo común, como personas que van varias veces al supermercado o a la tintorería. «Todo el mundo tiene una excusa para estar en la calle». Para intentar evitar esta picaresca, los agentes patrullarán las mismas zonas para intentar familiarizarse con los vecions, de manera que sepan diferenciar cuándo están saliendo por necesidad de cuando lo puedan llegar a hacer para saltarse el decreto del estado de alarma.

El delegado del Gobierno, José Vélez, se congratulaba ayer de que «en general, la gente está cumpliendo con las medidas establecidas, reduciendo sus desplazamientos y respetando el distanciamiento. Hasta el momento, la ciudadanía está demostrando un comportamiento ejemplar».

Coronavirus en Murcia: primeras detenciones por no cumplir el aislamiento

Sanciones

Aunque la instrucción es no sancionar, en Lorca, la Policía Local ha impuesto una treintena de sanciones contra ciudadanos por incumplir el estado de alarma y no atender las órdenes de aislamiento domiciliario, según confirmó este lunes el concejal de Seguridad Ciudadana, José Luis Ruiz.

En San Javier, se han impuesto un total de 25 multas, desde este domingo hasta las 13.30 horas del lunes, por circular, ya sea a pie o en coche, por motivos distintos a los que permite el decreto de estado de alarma decretado por el Gobierno de la Nación. Por su parte, en Cartagena, agentes de la Policía Local realizaron cuatro denuncias por no atender sus indicaciones de cierre de establecimientos y de confinamiento de ciudadanos en sus viviendas. En concreto realizaron tres denuncias a ciudadanos que de forma reiterada permanecían en espacios públicos de la Urbanización Mediterráneo y la Media Sala. También se denunció al propietario de un locutorio telefónico de la barriada Virgen de la Caridad, que también hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes de forma reiterada.

Cierres forzosos. Varios clubes de alterne se saltaron la prohibición

Además de informar a los murcianos de las nuevas medidas que lleva aparejado el estado de alarma, los agentes también se están viendo obligados a cerrar forzosamente los locales que han desoído las restricciones de abrir. Es el caso de varios clubes de alterne del municipio de Murcia. Este fin de semana, agentes de la Policía Local de Murcia tuvieron que acudir a algunos de estos establecimientos para clausurarolos. «Es incomprensible que ocurra algo así porque nadie puede alegar desconocimiento», reconocía ayer a esta Redacción el edil de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, Eduardo Martínez-Oliva.