El Consejo de Gobierno instó ayer al Pedro Sánchez a adoptar medidas de carácter financiero ante el impacto económico «que ya está teniendo el coronavirus». Estas medidas de «contención», según explicó ayer el consejero de Presidencia y Hacienda, Javier Celdrán, son «competencia del Estado» y pasan por aliviar los costes de las empresas «relajando la presión impositiva, ya sea a través de reducciones del Impuesto de Sociedades, que podrán llegar a su completa exención en zonas declaradas en cuarentena, o estableciendo facilidades en el pago de tributos como el IVA».

Asimismo, reclama una descarga de los costes laborales de las empresas, con aplazamientos en el pago de las cotizaciones o la asunción por parte del Estado de la cotización en caso de bajas por cuarentena.

En este sentido, el Gobierno regional pide también a Moncloa el «aplazamiento de cuantas reformas había planteado en materia de incremento de la presión impositiva a empresas y autónomos, así como las anunciadas subidas de las bases de cotización, que tendrían unos efectos contraproducentes en el actual escenario de recesión económica». Cabe recordar que uno de los puntos del pacto entre PSOE y Unidas Podemos para formar gobierno fue la subida de impuestos en dos puntos a las rentas de más de 130.000 euros y de cuatro puntos a las que superen los 300.000. Solo el 0,36% de la población tiene ingresos (2.187 murcianos).

Sobre los autónomos, el Gobierno regional pide al Gobierno de la Nación que dé cobertura a los trabajadores o autónomos que se vean afectados por la epidemia, «ya sea a través de fórmulas que impidan la pérdida de prestaciones sociales en los casos de suspensión temporal de la actividad de la empresa, o permitiendo al autónomo acceder a la prestación por cese de actividad al considerarse fuerza mayor el negativo impacto que la epidemia tenga en el negocio».

Celdrán sugiere también la creación de un Fondo de Garantía para pymes y autónomos, «ya sea a través del ICO, el BCE o el BEI», para inyectar liquidez a las empresas.

«Reajustes internos»

Los presupuestos regionales siguen su curso en la Asamblea con normalidad, a pesar de la emergencia sanitaria por la que pasa España y de las consecuencias económicas negativas que el coronavirus ya está mostrando en sectores como el de la hostelería y el turismo. Ayer mismo, la mesa del Parlamento autonómico admitía a trámite las 113 enmiendas parciales al proyecto de Ley de Presupuestos.

El Gobierno regional es consciente de que las cuentas que quiere aprobar en las próximas semanas no tienen contemplada esta «situación extraordinaria» que se ha generado por la emergencia sanitaria del coronavirus.

También la Croem reclama «el aplazamiento o en su caso exoneración del pago de las cuotas de la Seguridad Social» mientras duren los expedientes de regulación de empleo que puedan aplicarse en las empresas, contabilizándose ese tiempo «como cotizado por el trabajador». Reclama también una bajada urgente del Impuestos de Sociedades y del IRPF para las empresas y trabajadores afectados por esta situación extraordinaria». Pide, además, que se amplíen los periodos de pago en impuestos como el IVA y «urgir que se acorten los periodos de devolución».