12 de marzo de 2020
12.03.2020
La Opinión de Murcia
Coronavirus

Cardiólogos de la Arrixaca sustituyen citas presenciales por telefónicas

Los profesionales evitan así que decenas de pacientes mayores acudan esta semana al centro Doctor Quesada

11.03.2020 | 23:51
La doctora Salar junto a una auxiliar del servicio de Cardiología del Centro Doctor Quesada.

Cardiólogos del Hospital Virgen de la Arrixaca que pasan consulta en el Centro de Especialidades Doctor Quesada de San Andrés han tomado la iniciativa esta semana de sustituir citas presenciales por telefónicas para reducir la presencia de personas mayores en el centro sanitario ante la epidemia de coronavirus.

Esta medida de prevención ha sido asumida por todo el equipo, aunque ha partido de los doctores Sergio Manzano y Mariela Salar, quienes cosideran que hay consultas que «perfectamente» se pueden hacer vía telefónica y no es necesario exponer al paciente a un riesgo innecesario.
Por ello, desde el martes están contactando vía telefónica con todas las personas mayores citadas para los próximos días y «salvo alguna excepción hemos evitado la mayoría de las visitas programadas», indican. En el primer día de 'consulta telefónica' se evitó que más de veinte pacientes acudieran a ver al especialista al centro Doctor Quesada, dependiente del Hospital Virgen de la Arrixaca, y ayer miércoles seguían intentando localizar a los que tienen en agenda para mañana viernes y para el próximo lunes.

«Seguiremos con esta iniciativa para proteger a los que más lo necesitan, que son los ancianos», explican los impulsores, quienes esperan que compañeros de otras especialidades la copien y así se reduzcan las visitas a los hospitales o a los centros de especialidades.

El doctor Manzano recuerda que actualmente se hacen bastantes interconsultas no presenciales con Atención Primaria y «muchas veces con una simple llamada telefónica podemos completar el informe o revisar los tratamientos». Algunos de los casos que se han podido resolver de forma telefónica estos días para que los pacientes no acudan a ver al cardiólogo son, por ejemplo, visitas para ver el resultado de alguna prueba «que ha salido bien» o para pruebas de esfuerzo y ecocardios rutinarias que se les programan cada uno o cada dos años.Estos especialistas aseguran que tanto los pacientes como los familiares «nos han agradecido la iniciativa».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook