Las normas que el Ministerio de Sanidad ha trasladado a todas las comunidades para reducir la exposición del personal sanitario al contagio del coronavirus y evitar visitas innecesarias a los centros hospitalarios han llegado también a las clínicas y hospitales, quienes han puesto en marcha el protocolo que les ha hecho llegar la propia Consejería de Salud.

En este caso, el Hospital Mesa del Castillo de Murcia ha implantado varias de las medidas recomendadas como suspender los actos multitudinarios o en los que se concentren más de una veintena de personas, restingir las visitas a sólo un familiar por paciente hospitalizado, evitar la presencia de visitadores médicos y aplazar las acciones de promoción.

A esto se une que en el servicio de Urgencias se ha limitado el acceso a este circuito médico reduciendo de tres a uno los mostradores para la atención directa a pacientes. «De esta forma limitamos el contacto del personal con los pacientes que lleguen al centro y hacemos que estén menos expuestos», aseguran desde el centro de Ronda Sur.

Además, tienen previsto instalar en estos días una mampara de protección que sirva para aislar a los propios trabajadores de un posible contagio.

El protocolo que ha ido aplicando la Consejería murciana en los últimos días también ha llegado al Noroeste, donde el Hospital Bernal ha colocado carteles informativos recordando que las visitas están limitadas a un familiar, cuidador o tutor por cada persona ingresada, que éstos deben cumplir las normas de higiene de manos recomendadas y que al acceder al propio hospital deben registrarse en una hoja de control de acceso para hacer un seguimiento a quienes van al centro.