29 de febrero de 2020
29.02.2020
Pin parental

Los defensores del pin parental muestran su fuerza

La diputada de Vox Lourdes Méndes considera "totalmente imposible" que se desactive el pin parental por la vía penal

29.02.2020 | 18:00
Los defensores del pin parental muestran su fuerza
Un momento de la manifestación a favor del pin parental.
Los defensores del veto parental se hicieron escuchar. Padres, algunos con sus  hijos, gritaron en la tarde del sábado al unísono contra el «adoctrinamiento en las aulas» en una manifestación diversa. Sobre todo murcianos, pero también algunos venidos de otros puntos de la geografía española como Madrid o Barcelona. Sin embargo, el grupo más numeroso, además del oriundo, fue el de la comunidad latina residente en la Región, que se hicieron notar en la protesta.
 
Después de que se reactivase durante la negociación de los presupuestos  la polémica en torno a la capacidad de los padres para decidir si sus hijos asisten o no a las charlas que se organicen en los centros educativos, el sábado Murcia fue el escenario en el que se dieron  cita los defensores de esta medida, de dentro y de fuera de la Región.
 
El portavoz de los organizadores, Juan José Gil, quiso dejar claro que ellos solo representan a un grupo de padres que quiere defender el «derecho de los padres a elegir la educación moral de sus hijos». Si otras organizaciones o partidos se han unido, dijo, ha sido iniciativa suya». Y lo hicieron. Al rededor de treinta asociaciones y el partido Vox se adhirieron a la protesta. 
 
Gil asegura que se han dado casos de padres que han querido hacer uso del pin parental y en  los colegios, «debido a presiones, se han guardado en un cajón y no se ha hecho efectivo, eso es preocupante ". 
 
Miles de personas recorrieron desde la Plaza Circular hasta la puerta de la Delegación del Gobierno gritando lemas como «con mis hijos no te metas» o «queremos que la ministra se entere de que os padres tenemos la patria potestad». 
Los asistentes se definían como padres que defienden «el derecho a educar a sus hijos». Maria Dolores, además de madre, es maestra en un colegio público. «La familia es sagrada y no se puede tocar», afirmó, «los derechos universales sí los puede dar el estado, pero no se puede meter en la moral ni la afectividad». Aseguró no sentir una intromisión en su trabajo por la aplicación de esta norma.
 
Entre el amplio número de extranjeros presentes en la protesta se encontraba Rubén, un ecuatoriano de 26 años que lleva cinco viviendo en España. «Como padres tenemos el derecho de elegir por nuestros hijos y por su bienestar. No queremos que el Gobierno tome el control de nuestros hijos», sentenciaba. 
 

Los defensores del pin parental dejaron volar su creatividad para crear variopintas pancartas para la ocasión, desde la bruja de blancanieves dando de comer la bandera LGTBI, en lugar de la manzana, a un niño, hasta un montaje comparando a la ministra Celaá con Hitler al hilo de sus declaraciones sobre la propiedad de los hijos. 
 
En el manifesto que leyeron a las puertas de la Delegación del Gobierno, los convocantes reclamaron que «las charlas afectivas sexuales, basadas en los postulados de los colectivos que las promueven, enseñando como verdades creencias fundadas en experiencias subjetivas, no pueden ser aplicadas a todos sin distinción de caer en el adoctrinamiento». 
 
Los convocantes, además, rechazan «toda acción por parte de la administración pública en cuanto a la imposición generalizada de la sexualidad propia de un sentir" y demandan una revisión de las leyes de igualdad LGTBI para evitar, dicen, el "adoctrinamiento ideológico». 
 
Al terminar la protesta, Juan José Gil anunció que una manifestación similar tendrá lugar el próximo sábado en la capital.  
 

Es "totalmente imposible" que se desactive el pin parental por vía penal

La diputada de Vox en el Congreso Lourdes Méndez consideró un triunfo la manifestación a favor del pin parental. «Los gobiernos han de ser neutrales y estamos viendo como se está produciendo un verdadero atropello por parte del Gobierno para educar a nuestros hijos en contra de las convicciones de los padres», afirmó la diputada. Dijo Méndez que su partido no puede hacer otra cosa que ponerse de parte de los progenitores. 
 
Considera la diputada que es «totalmente imposible» que se desactive el pin parental por vía penal y que Celaá se está extralimitando en sus funciones. 
 
Los más altos representantes del partido en la Región estuvieron presentes en la manifestación con una pancarta propia y alejados de la cabeza. 
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook