26 de febrero de 2020
26.02.2020
Medio ambiente

La gran 'sopa verde' está aquí y amenaza a las especies del Mar Menor

La subida de la temperatura del agua y los altos niveles de clorofila permiten la proliferación de algas que pueden acabar con la vegetación submarina y la fauna

25.02.2020 | 22:25
La gran 'sopa verde' está aquí y amenaza a las especies del Mar Menor

Los expertos aventuran un año para la laguna peor que el 2016

«Vamos por el mismo camino pero la situación es peor que en 2016». La proliferación incesante de algas es un «síntoma» del proceso de eutrofización, es decir, de la contaminación del agua por la entrada de nitratos y fosfatos a la laguna procedente del alto nivel freático del acuífero cuaternario y de los fertilizantes que llegan directamente de los cultivos de la comarca del Campo de Cartagena por las ramblas hasta el Mar Menor. La situación no es nueva pero sí la preocupación de que otras especies que forman parte de la biodiversidad de la laguna acaben desapareciendo antes de que llegue el verano o vean mermada su población por los altos niveles de nutrientes que permiten un mayor acomodo de las «algas oportunistas».

Estos organismos que crecen y se desarrollan en un ecosistema óptimo para ellos ahora mismo pueden producir «una merma en las poblaciones de las especies más delicadas» de la laguna, alerta Pedro Luengo, de Ecologistas en Acción, quien además remarca «la pérdida de la biodiversidad» como principal amenaza para los próximos meses. La profesora de Ciencias del Mar y Biología Aplicada en la Universidad de Alicante, Francisca Giménez Casalduero, señala que tanto las algas microscópicas como las filamentosas que se adhieren al suelo, rocas, objetos en contacto con el agua o especies de fauna y flora puede «provocar una mortandad de las comunidades bentónicas», es decir, de las especies que habitan en el fondo marino.

El consejero de Medio Ambiente, Antonio Luengo, señalaba ayer que el Mar Menor presentaba un nivel de clorofila de cuatro gramos por litro, y una salinidad de 38,6 gramos/litro, que debería estar en 45, según declaraciones recogidas por EFE. En un mes, la temperatura del agua ha aumentado cuatro grados y el oxígeno en siete gramos/litro.

Estos valores irán «en una tendencia negativa» a lo largo de los próximos meses, como señala el investigador Ángel Pérez Ruzafa, portavoz del Comité de Asesoramiento Científico del Mar Menor.

Estos datos generan un entorno idóneo para una biomasa de organismos 'oportunistas' que se «vuelve ingobernable» y que si tienen un buen crecimiento de cara al verano «pueden sobrepasar a las especies tradicionales del ecosistema». Aunque los expertos remarcan que hasta el 80% de la fauna y flora de la laguna ha desaparecido, con vistas a los meses de verano dos de las especies que más preocupan son las praderas de 'Cymodocea nodosa' y las algas 'Caulerpa prolifera'. «La población de la pradera marina se redujo un 85% en el año catastrófico para la laguna de 2016», explica el ecologista Pedro Luengo.

Giménez Casalduero remarca que el problema en la proliferación de algas filamentosas está en su crecimiento en las propias hojas de 'Cymodocea': «Si cubren la hoja, pueden provocar la muerte del ejemplar porque les impide hacer la fotosíntesis». El aumento de las microalgas también impediría a pocos metros de la superficie que deje de haber luz. «Con el calor, se activaría el crecimiento de las algas por la cantidad de nutrientes que hay en el medio», señala la profesora de Biología.

La Consejería aprueba el baño

La Consejería de Medio Ambiente publicó ayer los resultados de los análisis llevados a cabo en las playas de San Pedro de Pinatar, San Javier, Los Alcázares y Cartagena. Los parámetros en cuanto a bacterias fecales son correctos, según estos datos, por lo que la Consejería vuelve a recomendar el baño en el Mar Menor: «De los resultados analíticos microbiológicos ('Enterococos intestinales' y 'Escherichia coli') obtenidos de las muestras recogidas el pasado 10 de febrero se desprende que las aguas de las referidas zonas de baño cumplen los correspondientes criterios de calidad establecidos por el Real Decreto 1341/2007, de 11 de octubre sobre la Gestión de la Calidad de las Aguas de Baño, por lo que dichas aguas son aptas para el baño en relación con los parámetros analizados», concluyeron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook