19 de febrero de 2020
19.02.2020
Mundo Cooperativo
FECOAM

FECOAM | Las cooperativas europeas de frutas y hortalizas reivindican mayor reconocimiento en la futura Política Agraria Común

Las 7 cooperativas que representan el 70% de la producción europea el sector presentan diferentes propuestas de mejora a las administraciones de UE para las ayudas posteriores a 2020

19.02.2020 | 04:00
FEOCAM

Según informa Cooperativas Agro-alimentarias de España (CCAE), las cooperativas hortofrutícolas de los principales países europeos valoran positivamente el nuevo régimen de ayudas al sector hortofrutícola incluido en el marco de la nueva PAC de la Comisión Europea. Aun así, presentarán ante el organismo comunitario algunas propuestas y sugerencias de mejora del nuevo texto de la Política Agraria Común.

La iniciativa en curso, que se coordinó la pasada semana en el marco de la feria internacional Fruit Logistica, cuenta con la participación de siete grandes organizaciones cooperativas de Italia, España, Francia, Portugal, Alemania, Polonia y Bélgica, quienes, según afirma CCAE, representan el 70% de la producción europea del sector.

Entre los aspectos más positivos, las cooperativas señalan el hecho de que la nueva PAC mantenga la herramienta de los Planes Operativos para las OP, obligatoria en todos los países, manteniendo además la especificidad para las frutas y hortalizas, «tanto en la definición tanto de las Organizaciones de Productores como en los propios programas», remarca la organización nacional.

Sin embargo, manifiestan también su preocupación ante aspectos puntuales como «el excesivo margen de subsidiariedad del nuevo marco normativo dentro de los Planes Estratégicos nacionales», subrayan.

Asimismo, las organizaciones del cooperativismo agrario europeo mantienen que «el papel de la Comisión en la definición de algunos aspectos fundamentales y cruciales del régimen de ayuda al sector de las frutas y hortalizas debería mantenerse para garantizar la seguridad jurídica de su aplicación, evitar la distorsión de la competencia y asegurar que se mantenga o mejore la elegibilidad de las acciones financiadas».

Además, se expresan reservas sobre la propuesta de la Comisión de fijar el umbral mínimo obligatorio para las acciones medioambientales en un porcentaje demasiado alto del 20%, según las cooperativas en las condiciones actuales, ya que «creemos que las OP de Frutas y Hortalizas ya representan un ejemplo positivo de sostenibilidad y el principal concepto debería ser la introducción de un verdadero sistema de incentivos, tanto ampliando y simplificando la lista de acciones que pueden ser financiadas, como introduciendo un 'sistema de bonos', reconociendo al mismo tiempo el impacto o efecto positivo de esta actividad agrícola en el medio ambiente y el cambio climático, en términos de mantenimiento del medio ambiente rural, la huella de carbono, la gestión de los insumos, etc», remarcan los responsables.

Junto a ello, las cooperativas esperan también aumentar la ayuda comunitaria hasta el 5% del valor de la producción comercializada para «las OP que logren objetivos de concentración comercial elevados, alcanzando un cierto tamaño o siguiendo uno de los modelos previstos», explican desde Cooperativas Agro-alimentarias de España.

«Según estudios recientes de la Comisión, entre las 1.659 Organizaciones de Productores reconocidas en Europa que se han comparado, sólo unas pocas tienen un tamaño adecuado para llegar a los mercados y éste es el principal problema para los productores: en el sector de las frutas y hortalizas, sólo el 6% de todas las OP reconocidas facturaron más de 50 millones de euros», añaden, además de remarcar que «deberían establecerse disposiciones transitorias para garantizar una transición sin problemas del reglamento actual a la nueva PAC, teniendo las organizaciones de productores la posibilidad de finalizar los programas operativos en curso en virtud de las normas anteriores».

Unión del cooperativismo agrario europeo

Las organizaciones que han presentado el documento de posición común representan a las cooperativas de frutas y hortalizas de Bélgica (VBT), Portugal (Confagri), Italia (Alleanza delle Cooperative Italiane Agroalimentare), Alemania (BVEO), Polonia (KZGP0iW), Francia (Felcoop) y España (Cooperativas Agro-alimentarias de España).

Estas casi 2.000 cooperativas, en su conjunto, suponen un volumen de negocio de 20.000 millones de euros. La cooperativa es el modelo de negocio más extendido en la UE, agrupando decenas de miles de productores de fruta y hortaliza.

También desempeñan un papel muy importante en lo que respecta al mantenimiento del medio ambiente y el paisaje y a la mitigación del cambio climático. Además, las cooperativas de frutas y hortalizas generan empleo y actividad económica en las regiones rurales, al tiempo que ofrecen alimentos saludables y de la más alta calidad a los consumidores europeos.

Nuevo impulso para las frutas dulces y la almendra murciana

Y en el marco de la Región de Murcia, Fecoam y Apoexpa firmaron la pasada semana el acuerdo de la constitución de la Asociación de Organizaciones de Productores de Fruta de Hueso, con el objetivo de «dar impulso al sector de la fruta de hueso con promoción y comercialización conjunta de sus productos», explicaron los responsables.

Apromur tiene como finalidad es unir a las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) de las firmas regionales representadas por Fecoam y Apoexpa para ganar en representatividad. 

Entre los objetivos de la asociación destacan la defensa de los intereses comerciales de las entidades que la forman, suscribiendo acuerdos conjuntos e implantando servicios de interés para los asociados así como representarlos en las negociaciones para modificar, aplicar y desarrollar las normativas comunitarias que les afecten.

Junto a ello, se compartirá información sobre producción, métodos de cultivo, normas de protección del medio ambiente y, en especial, «proteger la calidad de las aguas del suelo y del paisaje para protegerla biodiversidad», subrayan desde Apromur, y que permitirá también poner en marcha medidas encaminadas a la ordenación de la oferta, buscando el incremento del precio de venta en origen, la promoción de los productos y el aumento del consumo, tanto en España como a nivel internacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook