14 de febrero de 2020
14.02.2020
Laboral

La hostelería murciana hará huelga en Semana Santa y el Bando de la Huerta

CC OO y UGT han anunciado la convocatoria de nuevas movilizaciones para reclamar la revisión del convenio, sin renovar desde 2008

13.02.2020 | 22:15
La hostelería murciana hará huelga en Semana Santa y el Bando de la Huerta

La eliminación del plus que cobran los empleados de baja es el principal escollo

La hostelería murciana irá a la huelga en Semana Santa y el Bando de la Huerta. Después de ocho meses de protestas para reclamar la revisión del convenio colectivo, que no se ha renovado desde 2008, Comisiones Obreras y UGT han decidido la convocatoria de nuevas movilizaciones. La subida salarial y la eliminación del complemento que cobran los trabajadores de baja por enfermedad para completar el cien por cien de su nómina son los principales escollos de la negociación, que puede endurecerse a partir de ahora, porque los empresarios consideran inaceptables las reivindicaciones de los trabajadores ante la caída en la actividad.

Los secretarios generales de Comisiones Obreras y UGT, Santiago Navarro y Antonio Jiménez, respectivamente, acompañados por los responsables de Hostelería de ambos sindicatos, han dado a conocer hoy las fechas de la huelga, que coincidirán con los días 3,8,9 y 14 abril (Viernes de Dolores, Jueves y Viernes Santo, y durante el Bando de la Huerta en las Fiestas de Primavera de Murcia).

Los empresarios sostienen que la crisis del Mar Menor y las consecuencias de la DANA que ha azotado la costa en septiembre y en diciembre, unidas a la desaceleración que se está produciendo en el sector, impiden aceptar las reivindicaciones de los sindicatos.

El convenio colectivo de hostelería es uno de los 15 ya vencidos en estos momentos, según las estimaciones del catedrático de Derecho del Trabajo Faustino Cavas, que afectan a unos 200.000 trabajadores de la Región. El sector da empleo a unos 35.000 trabajadores directamente y a otros 12.000 de forma indirecta. Los sindicatos critican que después de doce años sin revisión los sueldos de los trabajadores de los bares, hoteles y restaurantes han subido un 5,5%, frente al 24% de otros sectores en la Región.

Por su parte, la patronal considera inaceptable las subidas que reclaman CC OO y UGT y únicamente está dispuesta a pagar el complemento de la incapacidad laboral transitoria en caso de «las enfermedades graves, la hospitalización y los accidente laborales. Nuestra propuesta cubre enfermedades profesionales y graves, siempre al 100% y desde el primer día durante la vigencia del convenio; y para el resto, lo que marca la ley».

Las protestas de la hostelería se iniciaron el pasado verano, con concentraciones en las principales poblaciones costeras de la Región, que se han mantenido en los últimos meses. Pese a la mediación del Gobierno regional y de la Oficina de Arbitraje, las conversaciones mantenidas desde que llegó a la presidencia de Hostemur Jesús Jiménez en mayo de 2017 han resultado infructuosas.

La patronal de la hostelería muestra su sorpresa ante la posible convocatoria de huelga. La secretaria general de Hostemur, Laura Mateo, ha recordado que la mesa negociadora del convenio de hostelería está convocada para el próximo lunes, por lo que considera una incongruencia que el anuncio de las movilizaciones mientras se desarrollan las conversaciones, que considera muy avanzadas.

No obstante, la representante de Hostemur precisó que la propuesta empresarial mantiene la eliminación del complemento salarial que cobran los trabajadores de baja por enfermedad común, que sigue siendo uno de los caballos de batalla del convenio. Mateo añadió que la patronal ha ofrecido una subida salarial del 2,2% para los años 2020, 2021 y 2022, aunque «en este momento no sabe si podrá mantenerse», debido a la situación que atraviesa la hostelería en la Región. Recuerda el año 2019 se ha cerrado con un descenso del 7% en la llegada de turistas, mientras que el empleo ha caído un 20%.

Se refirió igualmente a la situación que siguen atravesando los municipios del Mar Menor y aseguró que «todavía hay restaurantes que no han podido abrir después de la DANA», lo que está generando «un desánimo que va a ser decisivo». Su previsión es que el litoral marmenorense va a sufrir «una desaceleración», que se verá agravada por la competencia de destinos turísticas como Canarias, Baleares y Benidorm, que tras el cierre del gigante Thomas Cook trata de captar a los visitantes nacioles, que constituyen el grueso de la clientela de la Región.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook