10 de febrero de 2020
10.02.2020
Educación

170.000 euros de sobrecoste para la UMU si el Brexit acaba con las becas Erasmus

La prórroga del programa de movilidad está garantizada para 2020-2021 y la Universidad de Murcia ya tiene preparado un plan de contingencia

10.02.2020 | 04:00
Bienvenida a los nuevos estudiantes internacionales del segundo cuatrimestre del curso 2019-20.

La UPCT, pese a que mantiene convenios con cuatro universidades británicas, no tiene alumnos estudiando allí.

Los estudiantes que hayan obtenido una beca Erasmus para estudiar en universidades británicas el próximo curso 2020/2021 y formarse durante un año entero o un cuatrimestre, y aquellos que este curso 2019/2020 ya están con su estancia en el Reino Unido, deberán estar tranquilos. El Brexit ya se ha consumado pero de momento no se ha llevado por delante uno de los programas de movilidad más importante del mundo, por lo que aquellos estudiantes que quieran cursar el próximo año su carrera en el Reino Unido tendrán comprometidos tanto los plazos marcados dentro del programa como la financiación de sus becas.

En el curso actual, 63 alumnos de la Universidad de Murcia están cursando sus estudios en alguna de las 28 universidades británicas con las que esta institución tiene un convenio de intercambio de estudiantes. Por el contrario, 31 alumnos británicos están estudiando en la UMU este 2019/2020. La Universidad Politécnica de Cartagena mantiene activos convenios con cuatro universidades de Edimburgo, Belfast, Brighton y Coventry, pero este curso no tiene a ningún alumno estudiando en el Reino Unido y ningún estudiante británico del programa Erasmus aquí. La institución de Cartagena explica que «no es habitual que se elija ese destino y mucho menos que vengan británicos aquí».

La Universidad de Murcia por su parte puso en marcha un plan de contingencia por el Brexit. Un plan que permanecerá activo hasta que acabe el periodo de incertidumbre mientras se negocia el encaje de las universidades británicas en el programa Erasmus. Consiste en haber establecido una serie de convenios bilaterales con todas las universidades británicas socias para mantener el marco jurídico de los intercambios y reconocimiento de estudios, así como una bolsa de financiación extraordinaria para poder hacer frente al gasto que pudiera suponer las movilidades.

Este sobrecoste para la UMU, y tomando como base la cantidad de estudiantes de la UMU que están este curso en el Reino Unido, sería de unos 170.000 euros. «Pensamos que la cantidad sería similar el curso que viene aunque esto es una hipótesis que, de momento, no ocurrirá porque el curso que viene está garantizado el desarrollo del programa Erasmus», señala Matías Balibrea, jefe de área de Relaciones Internacionales de la UMU.

Con los datos que ahora dispone, los estudiantes de la UMU seleccionados para el Reino Unido el próximo curso son 72, pero serán más dado que habrá una segunda convocatoria. En la UPCT no hay previsión de que nadie solicite Erasmus en Reino Unido el año que viene.

Las negociaciones para definir el nuevo programa Erasmus 2020-2026 están en marcha, y tras estas se definirá el papel que juega Reino Unido en este programa de movilidad tras el Brexit. «Pueden ocurrir tres escenarios: que Bruselas siga financiando las becas Erasmus de los estudiantes británicos y de aquellos que van a estudiar a Reino Unido; que el propio país británico financie las becas de aquellos estudiantes que ingresan durante un año en sus universidades y de aquellos ingleses que se van fuera, como es el caso de Suiza, o que se cree una estructura similar al Erasmus pero que cada universidad deberá crear un convenio bilateral y que cada una cubra el desplazamiento a sus estudiantes», detalla Balibrea.

Dependiendo del país y del nivel de vida y poder adquisitivo de cada uno, la beca Erasmus oscila entre 200 y 300 euros por estudiante y mes. En el caso concreto de Reino Unido son 250 euros.

Desde el área de Relaciones Internacionales de la UMU señalan que el número de sus estudiantes que marchan a Reino Unido a estudiar con una beca Erasmus ha descendido en los últimos años por la incertidumbre del Brexit. «Siempre hemos tenido un interés altísimo de los estudiantes en ir allí a estudiar, pero los británicos siempre se han mostrado más reticentes a salir de su país para estudiar dado que, entre otros motivos, no tienen la necesidad de aprender idiomas», explica Matías Balibrea.

Los intercambios están basados en la reciprocidad y las universidades británicas se han encontrado con un desequilibrio muy alto. Estaban recibiendo muchos estudiantes, lo que duplicaba el números de alumnos a los que tenían que prestarles servicios generando la mitad del dinero ya que sus estudiantes no salen. «Si las matrículas en el Reino Unido están en torno a las 9.000 libras por año, imagínate la falta de ingresos que estaban teniendo con esta situación». Ahora este escenario cambia, dado que los estudiantes asiáticos o africanos, interesados en conseguir un título europeo, irán a otras universidades dentro de la Unión Europea, por lo que los centros británicos pelearán por recibir estudiantes y estarán menos reacios a crear convenios bilaterales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook