04 de febrero de 2020
04.02.2020
Medio ambiente

500 niños de San Pedro y Cartagena marchan por un "Mar Menor vivo"

Se reunieron en la Playa de Villananitos, donde leyeron poemas, cantaron canciones y formaron un mural humano

03.02.2020 | 21:11
500 niños de San Pedro y Cartagena marchan por un "Mar Menor vivo"
500 niños de San Pedro y Cartagena marchan por un "Mar Menor vivo"

En torno a 500 niños participaron ayer en una marcha organizada por la asociación Pinatar Natura para pedir soluciones para un Mar Menor «enfermo». Con motivo de la celebración el domingo del Día Mundial de los Humedales, los menores partieron de sus respectivos centros educativos, ubicados en el municipio de San Pedro del Pinatar y el Colegio La Asomada de Cartagena (este último se acercó al Mar Menor en autobús) y se citaron a las 10 de la mañana en la playa pinatarense de Villananitos.

Una vez allí, los estudiantes leyeron algunos de los poemas del Mar Menor, de la cartagenera Carmen Conde, y cantaron una canción elaborada por ellos mismos para la ocasión.

Los niños acudieron a la cita con pancartas en donde denunciaban el estado actual de la laguna: «Nunca más», «Mar Menor vivo» o «Unidos por el Mar Menor» son los mensajes escritos en algunas de ellas.

Cuando llegaron todos a Villananitos, formaron un mural humano para formar la palabra 'SOS', una imagen que quedó retratada al contar con fotógrafos que subieron hasta uno de los últimos pisos del edificio de enfrente para inmortalizar la 'performance'. Precisamente, en esta imagen –que ocupa la portada de esta edición– se puede apreciar la eutrofización que sufre el Mar Menor como consecuencia de la entrada masiva de salmuera.

Para finalizar el acto escolar, se leyó un manifiesto por la protección de la laguna en el que el propio Mar Menor habla en primera persona: «Me siento triste y enfermo y necesito ayuda (...) Sentaos a pensar y proponed cambios a los mayores», reza el texto.

El manifiesto elabora una lista de puntos necesarios para la recuperación de este ecosistema, como, por ejemplo, reducir los cultivos en zonas cercanas a la orilla y que no abonen con productos químicos dañinos, plantar árboles y vegetación para que desaparezca la aridez, dejar de usar plásticos, no construir más viviendas y respetar las ramblas y cauces secos para evitar la entrada de residuos al Mar Menor tras las lluvias. «¡Vosotros sois mi esperanza, no me abandonéis!», termina el manifiesto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook