22 de enero de 2020
22.01.2020
ÚLTIMA HORA
Sabadell y BBVA concluyen sus conversaciones de fusión sin acuerdo
Salud

La combinación de dos medicamentos puede revertir la artrosis

Es lo que ha descubierto un equipo internacional de investigadores, liderado por el catedrático de la UCAM Juan Carlos Izpisua

21.01.2020 | 20:20
Juan Carlos Izpisua, que lidera la investigación.

El hallazgo es un paso importante para encontrar una cura a este trastorno articular.

Un equipo internacional de investigadores ha comprobado, de momento en ratones pero también en células aisladas de cartílago humano, que la combinación de dos medicamentos podría revertir la artrosis, un trastorno articular que afecta a casi 250 millones de personas en el mundo (7 millones en España). El descubrimiento supone un importante paso en la lucha por encontrar una cura para la artrosis, ya que los investigadores creen que éste podría ser un tratamiento viable para tratar esta enfermedad en los humanos.

La investigación, cuyos resultados se publican en la revista Protein and Cell, ha sido dirigida por el profesor Pedro Guillén, de la clínica Cemtro de Madrid, y Juan Carlos Izpisua, del Instituto Salk de California, y en la misma han participado científicos de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM); el Hospital Clinic de Barcelona; la Academia de Ciencias China y la Universidad de Harvard.

Las personas que sufren artrosis tienen muy pocas opciones de tratamiento y no hay medicamentos aprobados que puedan prevenir o detener la progresión de la artrosis. «Los tratamientos que se utilizan en la actualidad tienen como objetivo reducir el dolor, la inflamación y la discapacidad retardando el desgaste del cartílago y la progresión de la enfermedad, pero no la curan y se llega inevitablemente a la cirugía de reemplazo de la articulación», ha explicado el doctor Pedro Guillén.

En este estudio se comprobó que la acción de dos moléculas previamente identificadas podría mejorar la eficacia del tratamiento para la artrosis, teniendo en cuenta que cada uno de estos medicamentos experimentales por separado había moderado los síntomas de la artrosis. «Pensamos que al combinar estas dos moléculas que funcionan de diferentes maneras, tal vez podríamos conseguir un resultado mejor», ha explicado la doctora Paloma Martínez-Redondo, investigadora asociada del Instituto Salk.

La artrosis es el trastorno articular más común en España, donde afecta a más de 7 millones de personas y se espera que su prevalencia aumente en los próximos años debido al envejecimiento de la población. Se trata de una enfermedad crónica y degenerativa que afecta a las articulaciones y conduce a la aparición de dolores y de dificultades que pueden incapacitar seriamente a las personas que la sufren, han recordado los investigadores.

Es además la causa más habitual de dolor y de discapacidad en los adultos y la primera causa de cirugías de reemplazo articular.

En este trabajo, los investigadores provocaron artrosis en la rodilla de ratas jóvenes y luego inyectaron los dos medicamentos experimentales en la articulación de estos animales, y seis semanas después del tratamiento, las ratas que habían recibido esas partículas mostraron una recuperación de su cartílago.

Los investigadores observaron que el cartílago de la rodilla era más grueso, morían menos células y había células que proliferaban activamente, y la enfermedad revirtió hasta una forma «leve» de artrosis (grado I) y no se observaron efectos secundarios negativos.

Por el contrario, las ratas que no habían recibido tratamiento presentaron una artrosis más severa en las rodillas y la enfermedad progresó del grado II al grado IV, el grado máximo de severidad de la enfermedad. Para probar si la combinación de estos medicamentos experimentales también mejoraba la artrosis en humanos, los autores trataron células aisladas del cartílago articular humano y comprobaron también los buenos resultados. «Estos buenos resultados obtenidos en los cultivos de células humanas son un buen indicio de que este tratamiento podría funcionar en los pacientes», explican.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook