14 de enero de 2020
14.01.2020
Análisis

Los análisis del Salón Ágora dan negativo para salmonela

La Consejería de Salud aún no sabe cuál es el origen de la intoxicación que afectó en Nochevieja a 44 personas

13.01.2020 | 21:01
Salón de celebraciones Ágora, en Molina de Segura.

Los alimentos consumidos en la fiesta de Nochevieja en el salón de celebraciones Ágora de Molina de Segura no tienen rastro de salmonela. Así lo determinan los análisis llevados a cabo por la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma y en los que el resultado para salmonela ha sido negativo, tanto en las muestras testigo (tomadas de los platos que guarda el restaurante de la comida que ha servido por si hay una inspección sanitaria) como en los coprocultivos (análisis de las heces de las personas afectadas).

No obstante, los análisis para determinar qué provocó la intoxicación que hizo que más de cuarenta personas presentaran cuadros de gastroenteritis tras la fiesta de la pasada Nochevieja en este local han dado positivo en norovirus en varios afectados.

Desde Salud explican que el norovirus «es muy contagioso». Se trata de una enfermedad autolimitada y muy común (se cura sola) que no necesita ningún tratamiento específico, simplemente hidratación, y que se resuelve en un plazo de entre 24 y 48 horas.

«Se trata de una gastroenteritis pasajera», apuntan desde la Consejería, al tiempo que informan de que aún no se dispone de resultados en manipuladores.

Sin incidencias desde 2005

El gerente del Salón de Celebraciones Ágora, Abraham Vera, explica a LA OPINIÓN que han pasado unos días desconcertados porque «aunque nosotros teníamos claro que no había una intoxicación por salmonela no podíamos decir nada a nuestros proveedores y clientes, que no han dejado de preguntarnos, hasta que no estuvieran los análisis definitivos de Sanidad».

Vera insiste en que «todos los productos cumplen con los requisitos de trazabilidad, tenemos toda la documentación al día y contábamos con los platos testigos para la toma de muestras, como se hace siempre».

El Salón Ágora abrió sus puertas a final del año 2005, unas instalaciones en las que se celebran bodas, bautizos y comuniones, y que «en cerca de quince años de funcionamiento nunca hemos tenido ningún problema sanitario ni intoxicación», afirma su gerente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook