09 de enero de 2020
09.01.2020
Agua

Los regantes apelan a la "lógica" para que este mes no haya otro trasvase cero

Piden que los gobiernos de Murcia y Valencia "tiendan puentes" para defender el acueducto sin colores políticos

08.01.2020 | 21:02
Lucas Jiménez, ayer en la sede del Gobierno regional.

Los regantes que dependen del Trasvase Tajo-Segura han apelado a que vuelva la «lógica» a las decisiones del Ministerio para la Transición Ecológica y que este enero sí se apruebe un desembalse para regar y no solo para beber como en los dos meses pasados. «Están a tiempo de rectificar y desandar lo andado tras pararse a reflexionar», manifestó el presidente del Scrats, Lucas Jiménez.

En ambas ocasiones el Ministerio rechazó trasvasar agua para la agricultura pese a la propuesta técnica a favor de los miembros de la Comisión Central de Explotación del acueducto.

El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura acudió ayer, acompañado de los miembros de su junta directiva, a la reunión con el presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, y tras este encuentro destacó que existe una «preocupación» tanto en el Ejecutivo regional como entre los agricultores por la postura del Ministerio ante los trasvases.

Para Jiménez, especialmente en la última decisión, el Ministerio «quiso poner una trampa para ratones con un queso dialéctico (la posible afección de la agricultura al Mar Menor) para no enviar agua para regar en todo el Levante, pero al final la trampa les ha pillado los dedos». E insistió en que no se puede dejar sin agua a todo el regadío del Levante por el daño a la laguna salada.

Sin embargo, el dirigente consideró que el departamento que ha dirigido en funciones Teresa Ribera, está a tiempo de rectificar este mes, puesto que las reservas están más cercanas al nivel 2, con trasvases automáticos, que del nivel 4, que impide los envíos para beber y para regar.

Y advirtió: «De no ser así, saldremos a la calle con toda la virulencia que podamos».

Lucas Jiménez, que compareció ante los medios de comunicación acompañado del consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, informó que mañana mantendrá una reunión con el presidente valenciano, Ximo Puig, al que pedirá «al igual que le he solicitado hoy a López Miras», que haga lo posible para que ambas administraciones autonómicas «tracen puentes más allá de las distancias políticas» en la defensa del acueducto Tajo-Segura: «Nos jugamos mucho».

También les reclamó que haya «compenetración» en la defensa jurídica de esta infraestructura ante las decisiones pasadas y las posibles futuras (como el incremento de los caudales ecológicos) que la puedan poner en riesgo. En este sentido, Jiménez anunció que van a contratar a un abogado penalista para querellarse «contra quien tome decisiones políticas sin estar sujetas a la lógica y a la ley».

Los regantes van a solicitar una reunión con presidente de España, Pedro Sánchez, «para recordarle la promesa que mi hizo en Calasparra de que el Trasvase no peligraba».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook