08 de enero de 2020
08.01.2020
Economía

La Comunidad no ha recuperado el gasto educativo anterior a la crisis

La Región ha aumentado casi un punto la factura de las políticas sociales desde el año 2009, pero en 2018 destinó un 3,24% menos a la enseñanza

08.01.2020 | 04:00

Un informe de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales muestra, por el contrario, el aumento de los recursos para la sanidad.

La Región es una de las diez comunidades autónomas que en 2018 mantenían un gasto en educación inferior al de 2009. El presupuesto destinado a la enseñanza seguía un 3,24% por debajo de la asignación que llegó a alcanzar la Comunidad Autónoma antes de los recortes, según recoge el informe elaborado por la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales, en el que se compara la evolución del gasto social en la última década. Esto se traduce en una caída de casi 46 millones en los recursos educativos.

El estudio tiene en cuenta también el comportamiento de la factura sanitaria y de los recursos destinados a servicios sociales propiamente dichos, que se llevan la mayor parte del presupuesto de la Comunidad Autónoma, dado que la crisis ha provocado una escalada de la deuda pública, que ha multiplicado la factura financiera, y ha reducido al mínimo la inversión y la puesta en marcha de nuevos proyectos. Por eso, la educación, la sanidad y los servicios sociales se llevan el 65% del presupuesto, mientras que la media está en el 60,7%.

El informe está basado en los datos aportados por el Ministerio de Hacienda y corresponde a los presupuestos liquidados. Sumando los capítulos de educación, sanidad y servicios sociales, el gasto regional alcanza un aumento de casi un punto porcentual entre 2009 y 2018, lo que equivale a 34,7 millones más.

En toda España este capítulo social ha registrado una caída del 3,4%, que se traduce en un retroceso de 4.190,2 millones.

Según recoge el informe, el gasto autonómico en políticas sociales ascendía en 2009 a 116.851 millones de euros, mientras que en el último ejercicio cerrado a efectos presupuestarios las comunidades han dispuesto de 112.661,5 millones.

Cataluña y Castilla-La Mancha, con caídas del 19,91% y del 15,46%, respectivamente, han sufrido los mayores recortes.

Aunque Murcia es una de las comunidades que ha podido recuperar el terreno perdido en aspectos como la nómina del profesorado, el gasto educativo regional seguía por debajo en unos 46 millones de euros.

A pesar de este recorte, los recursos destinados a la educación alcanzan el mayor peso dentro del presupuesto de todas las comunidades, con el 24,74%, lo que da idea de que las cuentas de la Comunidad Autónoma han tenido que aquilatarse al máximo para atender las necesidades básicas.

Este porcentaje se sitúa por encima de la media nacional, que está en el 21,09%. De hecho, la diferencia con la comunidad que menos porcentaje de su presupuesto destina a la educación, que es Navarra, llega a los nueve puntos. Se pone de relieve así que en las autonomías más ricas el gasto educativo no consume una proporción tan elevada del presupuesto como en Murcia.

La prueba es que, a pesar de estos nueve puntos de diferencia, Navarra gasta una media de 1.110 euros por habitante y es la segunda comunidad con mayor inversión por habitante (por detrás del País Vasco, con 1.250 euros por persona), cuando Murcia gasta 922,90 euros per cápita.

No obstante, en gasto por habitante de la Región supera la media nacional, que se reduce a 840 euros.
Sin embargo, los recursos destinados a la sanidad han aumentado un 3,01%, lo que supone un aumento del gasto de 54,2 millones. Dentro del capítulo sanitario destaca especialmente la factura farmacéutica, en la que se realizaron inicialmente grandes esfuerzos de contención, que no han resultado suficientes para evitar la escalada en los últimos años, tal y como ha indicado el Tribunal de Cuentas en sus informes de fiscalización.

En toda España el gasto sanitario ha caído un 6,02%, lo que equivale a 3.864,4 millones menos. Cataluña acapara la mayor parte del ajuste, dado que ha rebajado la factura sanitaria en 3.328 millones, equivalentes al 27,51%.
También Castilla-La Mancha ha sufrido un recorte en el gasto sanitario del 11,83%, lo que equivale a 371,9 millones menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook