23 de diciembre de 2019
23.12.2019
La Opinión de Murcia

20 millones del Gordo se quedan en Las Torres

De los cincuenta décimos vendidos, treinta se repartieron en ventanilla y veinte en una confitería de la localidad torreña

22.12.2019 | 19:48
20 millones del Gordo se quedan en Las Torres

La propietaria de la Administración número 1 del municipio relata que es el único premio importante de la Lotería que le quedaba por repartir

Eran las 09.19 horas cuando las niñas del Colegio de San Ildefonso Noura Alkrouh y Elizabeth del Carmen Roque cantaban el número 26590, el Gordo de la Navidad 2019 que ha dejado en Las Torres de Cotillas 20 millones de euros.

La administración consignataria de este número ha sido la nº1, Virgen de la Salceda, ubicada en la calle principal del municipio torreño, que ha vendido treinta décimos en ventanilla (12 millones de euros) y el resto a la propietaria de la confitería y empresa de catering El Obrador de Luz de esta misma localidad, que ha repartido 8 millones.

El número salió a las 9.19 horas en el cuarto alambre de la primera tabla, la segunda vez en la historia del sorteo que sale tan temprano. Noura Alkrouh y Elizabeth del Carmen Roque Figuereo cantaron número y premio, y Santo Daniel de león Santa y Bileiky Lisselot Arias Ciprián extrayeron las bolas.

Fuensanta Aupí es la propietaria de la administración de loterías torreña. Se enteró de que había vendido 50 décimos del Gordo en casa, porque «ha sido muy madrugador», explicaba minutos después a los medios de comunicación concentrados en el local mientras subía la persiana del establecimiento.

«Estoy muy nerviosa pero muy contenta, porque no es lo mismo dar un premio normal que dar el Gordo», dijo, y explicó que era el único premio importante que le quedaba por vender.

«En 2006 dimos el primer premio de la Lotería de El Niño íntegro, el 60657, y en 2015 repartimos un quinto premio de la Lotería de Navidad, pero nos quedaba el Gordo y aquí está», explicaba una y otra vez a todos los medios de comunicación que le preguntaban.

La lotera estuvo celebrando el premio con los empleados de la administración y con algún que otro curioso, ya que pasadas las 10 de la mañana aún no se había presentado ningún agraciado.

«Creo que es porque ha sido uno de los más madrugadores de la historia del sorteo, la gente, hoy domingo, debe estar todavía descansando», aventuró.

Aupí, que estaba recibiendo llamadas de compañeros de otras administraciones de loterías agraciadas, explicó que el premio se había vendido décimo a décimo y que se sentía «muy satisfecha, porque pasamos una época complicada para las familias», añadió.

«Es un premio muy necesitado», insistió Aupí, que no tardó en ponerse una camiseta conmemorativa y en descorchar una botella de cava para celebrarlo como marcan los cánones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook