22 de diciembre de 2019
22.12.2019
La Opinión de Murcia
Entrevista
Exalcalde de Murcia

Miguel Ángel Cámara: "Siempre tuve claro que mi jubilación sería en el trabajo, no en la política"

Sostiene que "a pesar de lo mucho que se ha escrito y de lo mucho que se ha querido enturbiar" ha vivido su procesamiento judicial con confianza y tranquilidad

21.12.2019 | 18:05
Miguel Ángel Cámara: "Siempre tuve claro que mi jubilación sería en el trabajo, no en la política"

El anterior regidor y ex número dos del PP regional defiende su actuación en los convenios urbanísticos que le llevaron a estar imputado en varias causas judiciales por las recalificaciones de la zona norte y dice que las sentencias exculpatorias demuestran que actuó correctamente.

Miguel Ángel Cámara, que fue alcalde de Murcia entre 1995 y 2015, reaparecía en un acto público en el aniversario de las primeras elecciones municipales de 1979 organizado por la Federación de Municipios de la Región, de la que también fue presidente. Cuatro años y medio después de dejar el Consistorio y la secretaría general del PP regional, cuando los tribunales le han exculpado de las causas judiciales por presunta corrupción urbanística en las que estaba imputado, asegura que no piensa volver a la política.


Ahora se dedica a la docencia.

Estoy en la Facultad de Química y doy clases en el grado de Tecnología de los Alimentos. También trabajo en la dirección de tesis y en la investigación. En este momento estamos desarrollando unos proyectos relacionados con la ecoeficiencia hídrica con el Centro Tecnológico de la Conserva. Está financiado por la Consejería de Agricultura y por empresas del sector y tiene como objetivo elaborar indicadores para la industria conservera. Es un proyecto muy interesante porque va a facilitar una mejor gestión del agua, que es uno de los recursos básicos, junto con la energía, y al mismo tiempo, también es un compromiso responsable de las empresas con el medio ambiente. También trabajo en el campo de la contaminación agrícola y la contaminación por pesticidas.

Eso recuerda los problemas que los residuos agrícolas causan en el Mar Menor.

Hemos hecho alguna cosa relacionada con el Mar Menor. En su momento analizamos muestras que nos dieron para detectar residuos de pesticidas, pero nunca hemos encontrado cantidades significativas ni en los sedimentos ni el agua.

¿Encontraron otras cosas?

El Mar Menor es un sistema muy singular, porque no llega a ser un lago, puesto que tiene entrada y salida de agua del Mediterráneo. Yo creo que para gestionar el Mar Menor y mantenerlo en un equilibrio sano hay que tomar decisiones en su conjunto. Pienso que es posible compatibilizar todas las actividades y seguir manteniéndolo. Hay que ser decididos y evaluar todos los impactos negativos que ha producido la roturación del Arco Sur y el tipo de cultivo que se ha plantado en esa zona. Más que mirar debían de actuar, porque es una zona especialmente sensible. Lo del Ministerio (la denegación del trasvase para riego) es una barbaridad. Me parece una ligereza desde el punto de vista científico atribuir las alteraciones que existen en el Mar Menor al mal uso del regadío. Las alteraciones están motivadas por muchos factores, pero querer fundamentar que no envían agua del Trasvase en el mal uso del riego no puede hacerse. ¿Qué tiene que ver el regante de Totana o de Lorca con la afección que pueda tener el Mar Menor?

¿Cree que las actuaciones han sido correctas?

Creo que se han perdido oportunidades de tomar decisiones. Una intervención concreta tiene que ser en el Arco Sur para recuperar la orografía anterior a las roturaciones, que impedía el vertido directo de las escorrentías. La orografía era paralela a la orilla y eso desviaba gran parte del agua en paralelo al mar, pero se ha roturado hacia abajo y el agua ahora va al mar. Hay que ir examinando paso a paso desde un modelo global, estudiar el régimen de las escorrentías y de las ramblas para ir solucionándolo. El problema es que ni siquiera los científicos se ponen de acuerdo, pero hay expertos en el manejo de lagunas y de ecosistemas similares, que han conseguido recuperar espacios degradados, como los lagos de Alemania, el Golfo de México e incluso en Jerez, donde hay lagunas similares a las que han aportado soluciones.

El Mar Menor es visto como una metáfora de lo que ha ocurrido en la Región en las últimas décadas.

No lo comparto. La prosperidad no tiene que estar en coalición con la conservación del planeta. Es una visión totalmente politizada e ideologizada. Esta Región en el año 95 tenía la mitad de gente trabajando que ahora.

¿Cómo ha vivido estos cuatro años y medio desde que dejó el Ayuntamiento de Murcia?

Me incorporé (a la UMU) al día siguiente. Dejé mi actividad un sábado y al lunes siguiente ya estaba trabajando en la Universidad. Nunca dejé mi relación con el grupo de investigación, sino que había seguido manteniendo mi participación el proyectos de investigación. Seguía manteniendo una colaboración con la Universidad del Mar y formaba parte de tribunales de oposición. Por eso ha sido una incorporación normal. Es bueno mantener el contacto profesional.

¿Fue dura su salida?

No ha sido dura. Desde el principio tenía claro que mi jubilación sería en mi trabajo, no en la política.

Usted estaba imputado en varias causas por la recalificación de la zona norte de la ciudad y ha vivido varios procesos paralelos.

Lo afrontaba con muchísima tranquilidad, porque tenía la conciencia muy tranquila y tenía la confianza de que al final todo se iba a aclarar, como así ha sido. No me ha condicionado mi forma de vivir. He seguido viviendo igual, aunque lógicamente no es un trago que a ninguna persona le guste, pero todo ha quedado claro.

Sin embargo, los procesos contra los demás imputados continúan y las irregularidades que han dado lugar a las imputaciones, también siguen ahí.

Lo que ha quedado muy claro es que en el Ayuntamiento se ha actuado garantizando la legalidad en todos los procesos. Creo que , por el buen nombre de los profesionales del Ayuntamiento, ha quedado acreditado que las cosas se podían haber hecho de una forma o de otra, pero, indudablemente, se ha garantizado el cumplimiento de la legalidad en su conjunto.

Si el gerente de Urbanismo llegó a ser detenido, no estaría todo tan bien.

Habrá que esperar a que haya una sentencia firme que diga si actuó de una forma o de otra. Reitero que las actuaciones de cada uno son actuaciones personales. Para mí ha quedado claro, a pesar de lo mucho que se ha escrito y de lo mucho que se ha querido enturbiar.

Lo que se ha escrito procedía de los autos que salían de una investigación judicial.

Lo que se ha escrito procedía de los autos que salían de una investigación judicial.

Ha quedado claro que esas imputaciones que hacían no tenían ninguna solidez.

Eso no es lo que han dicho los jueces sobre cuestiones como los acuerdos con el expresidente del Real Murcia Jesús Samper en cuestiones en cesiones de suelo.

¿Usted ha leído la sentencia? Lo que dice es lo que dice.

¿Eso significa que los demás imputados también serán absueltos?

Yo sé lo que ha habido. Para mí es una cosa que está cerrada.

¿Y no hay una diferencia entre lo que se resuelve un fallo judicial y la responsabilidad política sobre las actuaciones irregulares cometidas, cuando el proceso sigue abierto para ellos?

Yo no voy a opinar sobre ellos, no conozco esos procesos. Además, ha habido contenciosos en los que se ha dado la razón al Ayuntamiento. Eso es lo que hay, lo que yo conozco. Todo lo que tenía que decir lo dije donde tenía que decirlo y ha quedado aclarado. Una cosa es lo que se escribió y otra cosa es la realidad, y no tiene nada que ver.

¿No hay nada que ahora se haría de otra forma?

¿Que Murcia cuente con un estadio de fútbol sin coste ninguno para los ciudadanos? Creo que es una de las actuaciones que indudablemente han mejorado la ciudad, al igual que la red de infraestructuras que tenemos. La red arterial permite que no tengamos congestión de tráfico y se ha hecho gracias al desarrollo del Plan General; parte de los desarrollos urbanísticos de Murcia han repercutido en la propia ciudad.

El tranvía es una de las infraestructuras que ha beneficiado a los centros comerciales y sigue acarreando un coste para la ciudad. El tranvía no tiene nada que ver, está dando un servicio extraordinario, con el que decenas de miles de estudiantes universitarios cuentan con un proyecto de movilidad sostenible. La conexión del tranvía llega hasta el campo de fútbol por una demanda social, no a los centros comerciales. Llega hasta las cocheras del tranvía y después, hasta el estadio. Lo que creo es que se han perdido cuatro años de continuar el proyecto para articular la comunicación. Tenía un coste económico indudablemente, porque lo hizo la ciudad de Murcia sin el apoyo del Gobierno de la Nación ni del Gobierno de la Región, pero con capacidad financiera suficiente para poder afrontarlo. Claro que hay que pagarlo, pero el Ayuntamiento de tiene capacidad para asumirlo.

Después de haber sido secretario general del PP durante los años de las mayorías absolutas, ¿qué piensa de la estela de casos que hay en los tribunales, como Novo Carthago o la desaladora?

En cuestiones judiciales siempre hay que esperar a que los órganos judiciales se pronuncien y determinen lo que haya. En Murcia conseguimos agua gracias a la desaladora y nos vino muy bien.

Pero los tribunales anularon después planes parciales como el de Joven Futura por haber intentado sortear la Ley de Aguas.

Creo que no fue por eso. El Plan General de Murcia estaba informado favorablemente por la Confederación Hidrográfica del Segura. Y de Novo Carthago lo único que conozco fue la sentencia del Tribunal Supremo que exime a Pilar Barreiro de cualquier responsabilidad. Las cuestiones judiciales tienen que resolverse en los tribunales.

También hay una responsabilidad política, como la que tuvo que asumir Pedro Antonio Sánchez al ser imputado en la trama Púnica y no tener mayoría absoluta.

La mayoría absoluta no es un ente abstracto. Significa que hay un porcentaje muy importante de la población que confía la gestión para desarrollar un proyecto. En unos casos son más y en otros menos y hay que llegar a acuerdos. Y llega un momento en que una fuerza política establece condiciones para pactar. Yo recuerdo cuando (Albert) Rivera condicionó unos presupuestos de España a que Pilar Barreiro no estuviera en el Grupo Popular en el Senado. Pero luego, cuando el Tribunal Supremo la exime de cualquier responsabilidad no hubo ninguna declaración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook