16 de diciembre de 2019
16.12.2019
La Opinión de Murcia
Mundo Cooperativo
Fecoam

Las cooperativas agroalimentarias colaboran en la mejora de la sociedad

La Responsabilidad Social Empresarial implica medidas como la sostenibilidad medioambiental y una producción de calidad centrada en los derechos del consumidor

16.12.2019 | 04:00
Cooperativa agraria especializada en cítricos de la Región.

La Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam) renueva cada año su memoria de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para mostrar su compromiso con la mejora de las condiciones sociales y laborales, impulsando además este tipo de acciones entre sus cooperativas asociadas.

En este sentido, Fecoam ha elaborado ya diferentes memorias de RSE como las de las firmas agroalimentarias Soltir, Gregal, Hortamira y San Cayetano, en 2018, y Hoyamar, Cobuco y Frusemur durante este 2019.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un elemento que se ha incorporado a las empresas dado su carácter activo en el mundo actual. Aplicada a las cooperativas, comprende todas aquellas acciones que pretenden mejorar las relaciones con todos los grupos de interés, ya sean los propios cooperativistas, proveedores, clientes o trabajadores.
Así, a través de acciones de RSE, los socios de Fecoam pueden poner en valor actuaciones para el desarrollo y mejora de la comunidad donde actúan y la calidad de sus servicios.

Fecoam aplica a sus cooperativas diversas actuaciones de responsabilidad social corporativa y seguridad alimentaria. Por ejemplo, la sostenibilidad medioambiental es uno de los puntos más importantes, junto a una producción agroalimentaria de calidad que tenga en cuenta al consumidor y respete sus derechos.

Además, la RSE contempla aspectos centrados en las condiciones de trabajo de los empleados, tales como la conciliación de la vida laboral y personal de los trabajadores, el trato justo e imparcial de los recursos humanos y la transparencia en la gestión.

Así, la RSE debe considerarse como un elemento estratégico en funcionamiento cotidiano de la empresa, ya que tiene un impacto positivo a largo plazo, contribuyendo al desarrollo de ventajas competitivas tanto internas como externas.
Por todo ello, la responsabilidad social va más allá del aspecto económico de la empresa y suma un componente ético, imprescindible a día de hoy para desarrollar una actividad empresarial respetuosa con los propios miembros de la empresa, los proveedores y socios y con los consumidores y clientes.

En el caso de las cooperativas, la Responsabilidad Social Empresarial se ajusta a los principios del modelo cooperativista, basado en valores de colaboración, solidaridad, atención a colectivos desfavorecidos y métodos de trabajo desarrollados a través de la investigación, la formación y la innovación que den como resultado prácticas sostenibles y respetuosas con el medio.

Elaboración adecuada

Como explican los técnicos encargados de la elaboración de estas memorias, «la elaboración de informes de sostenibilidad, promovida por los 'Estándares GRI', es una práctica que consiste en la elaboración de informes públicos sobre los impactos económicos, ambientales y sociales de las organizaciones y con ello sus contribuciones al objetivo de desarrollo sostenible».

A través de este proceso, las organizaciones identifican sus impactos significativos en la economía, el medio ambiente y la sociedad y los hacen públicos de conformidad con un Estándar aceptado a nivel mundial.

«Los Estándares GRI crean un lenguaje común para las organizaciones y los grupos de interés, con el cual los impactos económicos, ambientales y sociales de las organizaciones pueden ser comunicados y comprendidos».
Así, la elaboración de informes de sostenibilidad basados en los Estándares GRI debería proporcionar una representación equilibrada y razonable de las contribuciones positivas y negativas de las organizaciones al cumplimiento del objetivo de desarrollo sostenible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas