09 de diciembre de 2019
09.12.2019
Mundo Cooperativo

Un adecuado servicio de prevención de riesgos laborales protege a los trabajadores y ahorra costes a las empresas

Fecoam cuenta con un servicio mancomunado de PRL que ofrece asesoramiento a sus asociados en aspectos como la adquisición de equipos de trabajo adecuados a la legislación

09.12.2019 | 04:00
Un adecuado servicio de prevención de riesgos laborales protege a los trabajadores y ahorra costes a las empresas

La Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam) cuenta entre su oferta de servicios con un Departamento Mancomunado de Prevención de Riesgos Laborales, con el objetivo de fomentar actividades enfocadas a la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo y la reducción de los riesgos laborales, la investigación o fomento de nuevas formas de protección y la promoción de estructuras eficaces de prevención.

Como explica Adolfo García, responsable del servicio mancomunado de Prevención de Riesgos Laborales, «atendemos multitud de dudas y consultas sobre aspectos relacionados con la normativa, por ejemplo, destacan algunas cuestiones tales como la referente a porqué equipo de trabajo nuevos que, aun teniendo el Certificado Europeo, incumplen las normas de seguridad establecidas por la ley».

«A este respecto la respuesta es doble; por un lado, la legislación española suele ser confusa y está abierta a mucha interpretación y, en segundo lugar, mucho más obvio, que el equipo de trabajo realmente no cumple con la norma».

«Como ejemplo de la primera situación podríamos poner un elemento de seguridad importantísimo como el acústico de 'marcha atrás' de un tractor. En este sentido la legislación no dice que todos los tractores deban disponer de ese sistema sino que los equipos de trabajo que por su movilidad o por la de las cargas que desplacen puedan suponer un riesgo, en las condiciones de uso previstas, para la seguridad de los trabajadores situados en sus proximidades, deberán ir provistos de una señalización acústica de advertencia».

Como subraya García, «el problema radica en que cuando se compra un equipo de trabajo, en la mayoría de los casos, prima el rendimiento del equipo y el coste antes que los elementos de seguridad. Por ello, la solución que planteamos a quienes acuden a nuestro servicio de PRL es que nos llamen y se asesoren antes de hacer una inversión así».

En segundo lugar, Adolfo García recomienda también contar con técnicos expertos que comprueben adecuadamente si el equipo de trabajo realmente cumple la normativa legal.

«Un ejemplo de esta situación la encontramos cuando compramos un nuevo equipo para el manipulado de frutas en un almacén y vemos que dispone de partes móviles abiertas y accesibles. La norma establecida es muy clara en este punto, ya que señala que cuando los elementos móviles de un equipo de trabajo puedan entrañar riesgos de accidente por contacto mecánico, deberán ir equipados con resguardos o dispositivos que impidan el acceso a las zonas peligrosas o que detengan las maniobras peligrosas antes del acceso a dichas zonas».

«Si se produce el accidente de trabajo por un atrapamiento en la citada máquina, quien ha puesto a disposición de los trabajadores el equipo de trabajo es el empresario y no el fabricante de la máquina y, lo que debería hacer el dueño del sistema, aun cuando muestre el marcado CE, es detener la máquina, instar al fabricante para que corrija los incumplimientos y, en caso de no atender la petición, ponerlo en conocimiento de la administración competente para que actúe».

«Hoy se pueden adquirir equipos de trabajo sin cumplir con todas las normas de seguridad, ya que la exigencia primordial que marca la directiva consiste en elaborar un expediente técnico de construcción, justificativo de las soluciones técnicas adoptadas para garantizar la seguridad intrínseca de la máquina. Pero ni la existencia de una Declaración de Conformidad ni la del marcado CE acreditan que se haya pasado ningún control en la fabricación de la máquina, por ello es importante contar con un servicio de Prevención que asesore a las cooperativas de manera adecuada», señala el técnico de Fecoam.

Integración empresarial

A este respecto, la federación ofrece «servicios que se engloban dentro de la organización, de tal manera que todos los técnicos comparten datos, información, sucesos e incluso formación, entre ellos el Servicio de Prevención Mancomunado», aseguran.

«Este servicio, es considerado como propio de las empresas adheridas, por lo que nuestro asesoramiento es desarrollado de manera más personalizada e individual, a través de un seguimiento más exhaustivo de las actuaciones preventivas y mediante un equipo de técnicos cualificados y con amplia experiencia en el sector agroalimentario». 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook