08 de diciembre de 2019
08.12.2019
La Opinión de Murcia
Plásticos Romero
Director de Organización y Estrategia de Eversia

Pedro Melgarejo: "Hemos abierto un diálogo con la sociedad a través de Eversia"

El directivo de la antigua Plásticos Romero, líder en el sector del packaging internacional, explica cómo su compañía ha reaccionado a la situación actual del plástico

08.12.2019 | 04:00
Pedro Melgarejo: "Hemos abierto un diálogo con la sociedad a través de Eversia"

­
Cuatro décadas de vida contemplan a Plásticos Romero, una empresa que en la actualidad dirige la segunda generación de la familia Romero con el objetivo de continuar la senda del éxito marcada por sus padres. Bajo una nueva denominación, Eversia, la compañía da un paso al frente con la mente puesta, tal y como indica su director de Organización y Estrategia, Pedro Melgarejo, en establecer un diálogo con la sociedad.

Vivimos en un ataque social al plástico, ¿cómo están reaccionando desde su compañía?

Nuestra empresa siempre ha tenido un marcado carácter industrial, preocupada siempre por dos objetivos: satisfacer las demandas de nuestros clientes y fabricar nuestros productos cada día de manera más eficaz y rentable; pero hoy en día estos dos objetivos no son suficientes para perdurar en el tiempo, y por eso hemos integrado un tercer elemento a la ecuación que es la escucha activa a la sociedad.

Todos somos conscientes, como bien comenta usted, de lo que la sociedad piensa del plástico y cómo este aspecto está influenciando en la toma de decisiones del consumidor, e incluso en las restricciones legales sobre el material. Este aspecto no lo podemos obviar, debemos conocerlo, entenderlo y adaptarnos a lo que la sociedad nos solicita. Por nuestra parte la reacción viene en forma de I+D, inversiones y diversificación hacia productos más amigables con el medio ambiente.

¿Cuál es la situación actual de Plásticos Romero?

La situación actual de Plásticos Romero es de madurez; este año la compañía cumple sus 40 años tras un largo recorrido iniciado por la Familia Romero, lleno de ilusiones y satisfacciones, pero también de dificultades que han sabido abordar con tesón y valentía. Hoy es el turno de la segunda generación, y ésta debe continuar la senda de éxito marcada por sus padres, hoy miembros del Consejo, siempre desde el esfuerzo y la experiencia heredada de sus antecesores.

En estos momentos la compañía sitúa su volumen de negocio por encima de los 85 millones de euros, y opera en 23 países, convertida en referente internacional, desde su sede en Molina de Segura y con un equipo integrado por 370 personas.

¿Por qué deciden cambiar su nombre por Eversia?

Queremos establecer, como le decía, un dialogo con la sociedad y creemos que el tono de la comunicación, el contenido y la marca deben acompañarnos en esta nueva visión estratégica. No dejamos de pensar técnicamente en las soluciones, pero a la vez hemos abierto un dialogo con la sociedad.

Seguimos manteniendo el ADN de Plásticos Romero, pero queremos alcanzar un nivel de excelencia superior. La nueva marca Eversia acompaña un posicionamiento internacional, debe reconocerse como sello respetuoso con el medioambiente y debe enfundar los valores de una nueva generación de directivos y colaboradores preocupados más por el cómo que por el qué.

¿Cómo se logra ser una marca cercana a la sociedad?

El estar más cercanos a la sociedad se corresponde con una motivación más profunda que el cambio de nombre y pasa por apostar por el consumo responsable, apostar por la responsabilidad ampliada del producto fabricado, convertir desde la propia industria el residuo en recurso, en definitiva, anteponer el 'cómo' al 'qué'€ pero sin olvidar un buen envoltorio que acompañe a la nueva forma de hacer las cosas, y nuestro envoltorio se llama Eversia.

¿Cómo tienen pensado comunicar a la sociedad en general un cambio tan profundo?

Con honestidad y transparencia, características que se hacen muy fáciles de practicar en nuestro entorno de empresa. De forma secuencial, debemos hacer visualizar a la sociedad que podemos convertirnos en una empresa útil socialmente, de lo contrario nuestro futuro se verá seriamente dañado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook