04 de diciembre de 2019
04.12.2019
Investigación

Nuevo método de la UMU y el IMIB para obtener células humanas

La investigación permitirá avanzar en el tratamiento y diagnóstico de enfermedades como la endometriosis

03.12.2019 | 20:33
Nuevo método de la UMU y el IMIB para obtener células humanas

Investigadores de la Universidad de Murcia (UMU) y el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria Virgen de la Arrixaca (IMIB) han logrado la depuración de una técnica para obtener células humanas que residen en la cavidad peritoneal (membrana que recubre el interior del abdomen). «La novedad de nuestro estudio es que ofrece un protocolo claro y detallado para obtener macrófagos peritoneales de una forma eficiente y libre de contaminaciones con otros tipos celulares», señala el autor principal del artículo de la UMU, el doctor Antonio Ruiz Alcaraz.

Además, hasta ahora, las muestras obtenidas de este tipo de células no procedían de individuos sanos, ya que se obtenían de pacientes con politraumatismos o diversas patologías. La investigadora de la UMU responsable de este estudio, la doctora María Martínez-Esparza, destaca asimismo que «esta técnica permitirá alcanzar un conocimiento más amplio sobre los macrófagos peritoneales humanos, que posibiliten la identificación de nuevos marcadores diagnósticos y de futuras dianas terapéuticas».

Por medio de este nuevo método, se obtienen una serie de muestras de macrófagos de la cavidad peritoneal de mujeres sanas que sirven de control y, por lo tanto, de referencia para el posterior estudio de diversas patologías.

Una de las enfermedades sobre la que el grupo de investigación de Inmunología de la Universidad de Murcia está aplicando ya el nuevo método es en la endometriosis, una enfermedad que afecta a las mujeres. En este sentido, pretende comparar las muestras de células sanas con las que disponen de pacientes con esta patología.

Se trata, además, de un método que proporciona material biológico de partida que «permite tener una fuente de macrófagos tisulares reales que puede ser utilizada como modelo para probar fármacos antiinflamatorios», señala Ruiz Alcaraz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook