04 de diciembre de 2019
04.12.2019
DANA

El granizo y la lluvia se ensañan con cultivos e invernaderos de la Región de Murcia

El término municipal de San Javier y la pedanía de Dolores de Pacheco se llevan la peor parte

03.12.2019 | 21:26
Detalle de un brócoli palmero tras el paso del pedrisco.
El granizo y la lluvia se ensañan con cultivos e invernaderos de la Región de Murcia

Explotaciones inundadas e invernaderos rasgados y tumbados por el fuerte viento y el granizo. Estas son algunas de las consecuencias que ha tenido la DANA en cultivos del municipio de San Javier y de pedanías de Torre Pacheco como Dolores de Pacheco, las áreas más afectadas por la borrasca, según explican los agricultores y empresarios afectados.

«Los daños son cuantiosos», explican fuentes de Proexport, que indican que unos de sus socios, la empresa hortofrutícola Agromeditarránea, se ha visto afectada sobre todo en infraestructuras de invernaderos, y en cultivos.

La culpable fue una tormenta de granizo localizada entre Balsicas y San Javier, afectando a fincas de Avileses, San Cayetano, El Palmero y La Campiña.

Según los datos de la Aemet, en la madrugada del lunes al martes cayeron unos 100 litros por metro cuadrado en 4 horas, y 60 litros en una sola 1 hora. La tormenta que «se ancló allí», lo hizo con mayor potencia que en el resto de la comarca, explicó el meteorólogo José Antonio Parodi.

El informe de la empresa indica que la finca más afectada ha sido la de El Palmero. Allí, dos invernaderos y tres mallas «han sido arrasados, literalmente en el suelo». La infraestructura ha quedado «totalmente inservible» y calculan que la reconstrucción costaría algo más de un millón de euros.

Los cultivos afectados son albahaca, hierbabuena y calabacín verde. También se han perdido «íntegramente» la extensión de brócoli de la calle, con daños severos de granizo.

En la finca de San Cayetano los daños han sido más leves y puntuales, principlamente con inundaciones y arrastre de aguas en invernaderos, que se ha llevado por delante el cultivo de distintas variedades de calabacín. Lo mismo que ha ocurrido en la finca de Avileses.

La Campiña ha tenido menos suerte y se han producido en esta explotación «daños severos» de granizo en plantaciones de lechuga iceberg, con pérdida total del cultivo, señalan desde Proexport.

Ha habido pérdidas «graves» en la variedad de mini-romana, que estaba recién plantada, y en la romana export. Y daños moderados en perejil liso y cilantro, «a la espera de ver la evolución de las plantaciones».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook