03 de diciembre de 2019
03.12.2019
Corredor Mediterráneo

La Región de Murcia no podrá ganar la media hora que se ahorrará de Alicante a Barcelona

La apertura de la variante de Vandellós solo permitirá acortar algunos minutos el viaje de los Talgo hasta la capital catalana

03.12.2019 | 04:00
Obras de soterramiento de las vías a la entrada de la ciudad de Murcia.

Renfe sostiene que los trenes procedentes de la Región se beneficiarán de "la fiabilidad y la seguridad".

La Región apenas podrá beneficiarse del ahorro de tiempo que conseguirán los trenes de Alicante a Barcelona a partir del 13 de enero, cuando entre en servicio la variante de Vandellós (Tarragona), un tramo de 64 kilómetros que evitará la circulación por una vía única paralela a la costa hasta la capital tarraconense. Los Talgo que conectan Lorca, Cartagena y Murcia con Barcelona podrán ganar algunos minutos con la puesta en servicio de una obra que se ha eternizado, pero no podrán alcanzar las velocidades que puede permitirse el Euromed, un tren autopropulsado, que a partir de Tarragona utiliza las vías de Alta Velocidad.

Fuentes de Renfe han indicado que la puesta en servicio del nuevo tramo a partir de enero ofrecerá a los Talgo procedentes de la Región «mayor fiabilidad, seguridad y puntualidad», dado que el trayecto de vía única obliga a hacer esperar a los trenes en las estaciones hasta que la línea queda libre, lo que provoca retrasos y falta de agilidad en el tráfico ferroviario, que a partir de ahora podrán evitarse.

Los 39 kilómetros de vía única en la provincia de Tarragona que ralentizan la circulación entre Cataluña y la Comunidad Valenciana ya tienen fecha de caducidad. El 13 de enero entrará en servicio la variante de Vandellós, con 64 kilómetros de nueva vía que permitirá reducir los tiempos de viaje en unos 30 minutos para el trayecto Barcelona Alicante, según han explicado fuentes del Ministerio de Fomento. Con el estreno quedará resuelto uno de los cuellos de botella que asfixian el Corredor Mediterráneo.

El nuevo trazado debía haberse puesto en servicio el año 2013, aunque las obras comenzaron hace dos décadas y la plataforma ya estaba terminada en 2003. Sin embargo, sucesivos parones, el último el protagonizado en 2013 por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, retrasó esta infraestructura sine die. Su arranque ahora es «un claro ejemplo de la apuesta del Ministerio que dirige José Luis Ábalos para impulsar el Corredor Mediterráneo», sostienen las mismas fuentes del citado departamento.

La distancia entre Barcelona y Valencia se podrá recorrer en 2 horas y 40 minutos aproximadamente, mientras que hasta Alicante quedaría en unas 4 horas y 20 minutos.

Este ahorro será posible gracias a la posibilidad de sumar al tiempo ganado con la nueva variante de doble vía, sin las limitaciones del tramo actual, la posibilidad de disponer de trenes, como el Euromed, que podrán utilizar las vías del AVE entre Tarragona y Barcelona.

Sin embargo, el viaje en Talgo desde la Región hasta Barcelona apenas notará la mejora, dado que Murcia tendrá que esperar hasta que llegue la Alta Velocidad para poder acortar el tiempo de viaje. Fuentes de Renfe precisaron que los trenes actuales que conectan la Región con la capital catalana y la frontera francesa tan solo ganarían algunos minutos.

En este momento el trayecto entre Murcia y Barcelona dura entre 6 horas y 53 minutos y 7 horas y 11 minutos. Fuentes de Renfe indicaron que la llegada del AVE, que está prevista para finales de 2020 o principios de 2021, permitirá acortar el trayecto a unas 4 horas algo más de 30 minutos en los viajes con menos paradas, aunque en algunos casos puede llegar a las 4 horas 50 minutos. En el trayecto de Murcia a Alicante también se ganará tiempo cuando no sea necesario realizar el cambio de sentido de la circulación que obliga a cambiar de máquina. Estos condicionantes del viejo trazado hacen que se tarde una hora y 15 minutos en llegar a Alicante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook