03 de diciembre de 2019
03.12.2019
Agricultura

CC OO interpone un conflicto colectivo por no aplicarse el SMI en el sector del tomate

El sindicato denuncia que la patronal Proexport sigue sin adoptar aún el salario mínimo interprofesional establecido

02.12.2019 | 19:38

CC OO Industria de la Región de Murcia ha interpuesto un conflicto colectivo contra la patronal hortofrutícola Proexport por no aplicar el salario mínimo interprofesional (SMI) de 12.600 euros al año establecido por el RD 1462/2018. El convenio afectado es el de Cosecheras de Tomate, Lechuga y otros productos agrícolas de la Región de Murcia, que afecta a unas 15.000 personas en la Región de Murcia.

Según el sindicato, la patronal «quiso a principios de este año utilizar la argucia de incrementar la jornada anual de 1.818 a 1.826 horas para aplicar el SMI», a lo que Comisiones «se opuso frontalmente», porque insiste en que se debe subir el salario a 6.93 euros la hora sin aumentar la jornada anual.

El pasado viernes se celebró una mediación en la Oficina de Mediación y Arbitraje Laboral (OMAL) en la que, según Comisiones, Proexport se negó a aceptar que tiene que aplicar el salario mínimo sin aumentar la jornada anual. La mediación acabó sin avenencia, «por lo que la denuncia de este Conflicto Colectivo sigue su curso judicial».

El actual convenio colectivo finaliza su vigencia el 31/12/2019 y a principios de 2020 «tendremos que negociar el siguiente», por lo que CC OO pide a todos los delegados y delegadas «firmeza y unidad en la negociación».

La patronal lo niega

No opina lo mismo la patronal. Proexport ha indicado que están estamos aplicando el SMI desde el pasado mes de enero y que, « incluso a categorías que estaban debajo del convenio, se le subió» el salario.

El director general de Proexport, Fernando Gómez, destaca que también se incrementó el salario a las categorías que quedaban «muy cerca, con la aprobación de los representantes de los trabajadores de Comisiones Obreras y UGT».

Desde la patronal se argumenta que CC OO «no es quién para decir que no se está aplicando el SMI; y de hecho sus representantes sindicales aprobaron y firmaron en su día el acuerdo».

Gómez defiende que se dio una solución para el conjunto de los trabajadores, no sólo para los que estaban debajo de SMI, sino para los que después de la subida podían verse perjudicados frente a otros.

Las empresas asociadas actualizaron la tabla salarial conforme al acuerdo firmado, y «no ha habido problemas reseñables en ninguna empresa», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook