01 de diciembre de 2019
01.12.2019
Ciudadanos

El exdiputado murciano José Luis Martínez carga contra la cúpula de Ciudadanos

Lamenta que la dirección intente "boicotear y obstaculizar" el proceso que están llevando en Murcia de reunirse con las bases

01.12.2019 | 19:05
El exdiputado murciano José Luis Martínez carga contra la cúpula de Ciudadanos

El exdiputado de Ciudadanos por la Región de Murcia José Luis Martínez lamentó en el Consejo Político naranja de este sábado que el partido no haya entendido el mensaje que les ha trasladado la ciudadanía con el desastroso resultado electoral.

La elección de una gestora continuista para dirigir Cs hasta que la asamblea extraordinaria elija al sucesor de Albert Rivera generó un clima muy tenso en un debate en el que el jefe de la formación en Europa, Luis Garicano, trató de calmar a los críticos para evitar que el partido acabe fracturado.

La reunión del consejo para votar a la gestora tuvo momentos muy broncos, según se refleja en unos audios a los que ha tenido acceso Efe, en los que se escucha a Martínez cargar contra la dirección por intentar "boicotear y obstaculizar" el proceso que están llevando a cabo en Murcia de reunirse con las bases para tomarles el pulso.

"Nos llaman aleales, nos dicen que nos estamos reuniendo sin el consentimiento del partido. Este no es el camino y así vamos a la desaparición. Ustedes mismos", advirtió.

Tampoco le gustó nada que no se pudiera votar en urna y, de hecho, decidió no hacerlo porque el voto "tiene que ser libre y democrático para que nadie se pueda sentir coaccionado en un momento tan trascendente para la supervivencia de este partido".

Además, se quejó de que el Consejo General, en el que estaba presente Inés Arrimadas, la candidata que concita más apoyos para liderar el partido, no promoviera "un debate sano, que siempre es enriquecedor y que no es contra nadie".

"No admito que se cuestione mi lealtad y me considero tan responsable de este proyecto como la dirección", añadió Martínez.

En los audios se escucha a algunos cargar las tintas sobre todo contra Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León, una de las voces más discrepantes con la estrategia de escorar el partido a la derecha y no facilitar la investidura de Pedro Sánchez.

Garicano, el único que no era de la Ejecutiva permanente del partido integrado en la gestora y que también discrepó en su día con esa posición, tomó la palabra para asegurar a los más críticos, y especialmente a los que votaron contra la lista continuista de la gestora,que no alberguen dudas de que hay voluntad de cambiar, "la voluntad de cambio es evidente", dijo.

"Ciudadanos va a sufrir cambios muy importantes y quiero deciros que las cosas van a hacerse bien y que vamos a ser lo que tenemos que ser, un partido imprescindible para España, somos más necesarios que nunca", afirmó dirigiéndose a quienes lamentaron que José Luis Villegas o Fran Hervías, el núcleo duro de Rivera, sigan en la dirección del partido como parte de la gestora, aunque anunciaran hace unos días su dimisión.

Otros que intervinieron en el cónclave, como el concejal del Ayuntamiento de Barcelona y miembro de la comisión disciplinaria de Cs, Francisco Sierra, no tuvieron ningún miramiento con algunas de esas voces críticas, especialmente con Igea, aunque no se refirió a él por su nombre.

A las palabras del vicepresidente de Castilla y León, que tachó de "bochornoso" el hecho de que no se dejara votar en urna y se tuviera que hacer a mano alzada y antes del debate, Sierra respondió: "He escuchado la palabra bochorno y el bochorno me lo ha causado escuchar a algunos cargos públicos que han querido destruir el partido desde dentro".

Una alusión que tiene que ver con las afirmaciones que supuestamente pronunció Igea y que, entre otras cuestiones, este lunes le llevarán al juzgado, donde un cargo de Cs de Valladolid le acusa de haberle amenazado y de decir que tenía documentación que podía perjudicar al partido.

"El bochorno -continúa Sierra en la grabación- me lo causa incluso uno de esos cargos del partido que se permitió el lujo durante la campaña electoral, en un encuentro con compañeros suyos con altos funcionarios de este país, de ponernos verdes y eso no lo podemos tolerar", añadió.

La gestora, compuesta por dieciséis nombres, fue elegida por el 91,4 por ciento del Consejo General. Hubo seis abstenciones y cinco votos en contra.

Estos fueron los de Ignacio Prendes, Fernando Navarro y Orlena de Miguel -los tres exdiputados-, Eduardo de Castro -presidente de Melilla-, y Armando Fernández Bartolomé -diputado en el Parlamento asturiano-, según informaron a Efe fuentes del partido.

Prendes fue uno de los que más criticó el seguidismo de la gestora, "un mal mensaje para los afiliados y para la sociedad española", adujo, mientras que los ataques de Igea fueron más por el procedimiento de impedir el voto en urna, "defraudar" a los españoles y por no haber hecho todavía un análisis del hundimiento electoral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook