29 de noviembre de 2019
29.11.2019
La Opinión de Murcia
Mar Menor

La CHS duplica los expedientes sancionadores a ayuntamientos en la zona del Mar Menor

Se ha pasado de 92 en 2018 a 207 este año

29.11.2019 | 18:07
Dos empleados buscan una tubería ilegal en Torre Pacheco.

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha duplicado en la zona del Mar Menor en 2019 el número de expedientes sancionadores por regadíos ilegales, ampliación de la superficie regable, construcción de pozos e incumplimiento de la orden de cierre con respecto a 2018 al pasar de 92 a 207.

Por regar más superficie de la autorizada son 147 desde agosto de 2018 para unas 1.600 hectáreas y por desalobradoras ilegales, 93 en 2019, casi el doble que en 2018, la última precintada el 19 de noviembre en el campo de golf alcazareño de Torre del Rame.

Según un comunicado del Ministerio para la Transición Ecológica, está previsto además inspeccionar las desalobradoras de la provincia de Alicante por primera vez ahora que se contará con más efectivos.

Una patrulla del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil realiza inspecciones al menos dos días a la semana y se ultima una encomienda a la empresa pública Tragsa para contar con 28 inspectores más, 18 de ellos para el Mar Menor.

El número de expedientes sancionadores en 2019 por vertido contaminante de agua residual a dominio público hidráulico en esa área asciende a 135.

Los resueltos, 70, que afectan a unas 1.100 hectáreas de superficies denunciadas, se han comunicado al Gobierno murciano.

Han sido comunicadas a los ayuntamientos ribereños 20 tuberías que vierten al Mar Menor sin permiso para que las legalicen o quiten y todos, salvo el de Cartagena, han sido sancionados por incumplimiento por distintos motivos, aunque el de San Javier alega en un comunicado que ha realizado lo estipulado.

Según el ministerio, para evitar la entrada a la laguna salada de nutrientes procedentes del riego agrícola desde la rambla del Albujón será necesario cambiar cada mes las juntas de más de 28 kilómetros de tuberías de fibrocemento por una patología detectada que provoca la rotura de la unión entre tubos.

Se prevé que tras la reparación comience a bombearse esa agua que ha pedido reutilizar mezclándola con otras del trasvase y regeneradas y desalinizadas la comunidad de regantes del Campo de Cartagena.

No obstante, no ha pedido la concesión del bombeo, por lo que lo hará Tragsa y se lo cobrará, dado que la desalnizadora de El Mojón (San Pedro del Pinatar) a la que se deriva no tiene desnitrificadora que haga utilizable el agua procedente del riego con fertilizantes.

Para este proyecto de ampliación de esa planta y la impulsión al canal de riego del Campo de Cartagena, la CHS ha pedido a la Dirección General del Agua del ministerio autorización para redactar el pliego de condiciones para su licitación por unos 480.000 euros.

También Tragsa finalizará en marzo de 2020 el seguimiento con 19 sondeos, cifra a la que se ha ampliado la de los 8 existentes, para cuantificar la cantidad y características del agua que descarga el acuífero subterráneo de la época cuaternaria al Mar Menor.

"Se dispone ya de datos preliminares que indican un elevado volumen de descargas, lo cual reforzaría la conclusión de que son necesarias medidas estructurales de alcance", dice el ministerio.

Del proyecto del tubería que evite los vertidos al norte del Mar Menor (vertido cero) se ha redactado el documento inicial ambiental y ahora la Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental del ministerio debe elaborar el de alcance del estudio de impacto ambiental previa consulta a las partes interesadas.

En colaboración con la Universidad Politécnica de Cartagena se ultima un estudio sobre residuos mineros para la restauración hidrológica y forestal de las cuencas de esas antiguas explotaciones que vierten al Mar Menor, que propone mejorar las obras de corrección hidrológica con la construcción de lechos calizos.

También nuevos diques para retención de sedimentos, corrección de pendientes, reforestación del lecho y taludes y márgenes del cauce, estabilización, inertización y revegetación de los depósitos mineros, entre otras, para las que en breve se iniciarán los trabajos de contratación de la redacción de proyectos.

Respecto a la gestión de sedimentos, se ultimando un convenio con esa institución docente para definir las medidas para reducir el riesgo de inundación de las áreas urbanas del Campo de Cartagena y minimizar los arrastres al mar con lluvias extremas.

El estudio se centrará principalmente en Los Alcázares y San Javier y deja para una siguiente fase las demás zonas afectadas.

Sobre lo que denomina actualización de la hoja de ruta para lograr la recuperación del Mar Menor con actuaciones urgentes, el ministerio señala que ese objetivo requiere un "trabajo intenso" de los Ejecutivos central y murciano dentro de sus respectivas competencias, "que deben ser ejercidas de manera coordinada, buscando sinergias y desde un enfoque integral".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook