El baile entre escombros dejará de ser una especialidad en el Conservatorio de Danza de la Región de Murcia dentro de poco, según las previsiones de la Consejería de Educación. Tras años de caídas parciales del techo y otros deterioros en las aulas del centro que se ubica en la plaza Belluga, los alumnos y los padres reclamaban una solución ante las deficiencias de la actual sede. Es por ello que el departamento regional que dirige Esperanza Moreno ha retomado para esta legislatura, después de más de una década aparcado, el proyecto de construcción de un nuevo conservatorio de Danza.

Los técnicos de la Consejería ya han realizado un informe en el que evalúan las necesidades de espacio que tendría el nuevo centro, que se construirá en una parcela ubicada entre la avenida Alcaldes de Murcia con la de Patrulla Águila, junto a Juan de Borbón, en Murcia. Esta nueva sede debe tener, según los técnicos, un mínimo 4.055 metros cuadrados. Dado que el Conservatorio imparte las cuatro especialidades existentes en la enseñanza profesional de danza (Baile flamenco, Danza Clásica, Danza Española y Danza Contemporánea), se hace necesario un amplio espacio, teniendo en cuenta también que el alumnado matriculado entre enseñanzas elementales y profesionales asciende 570 alumnos.

«Partiendo de estas premisas y previendo que se pueda incrementar el alumnado, se ha realizado un estudio de necesidades para una nueva ubicación del Conservatorio tomando en consideración los siguientes presupuestos: Previsión de especialidades, unidades, turnos y número total de puestos escolares; tipología de aulas y adecuación de los espacios según la normativa; dimensiones de las aulas; necesidades de ocupación de aulas según currículos de las enseñanzas y otros espacios y necesidades», según detallan desde la Consejería.

La Dirección General de Patrimonio solicitó antes del pasado verano la transferencia de titularidad de la nueva parcela en el entorno de Juan de Borbón. Desde el Ayuntamiento de Murcia señalaban a dicho departamento en octubre que «todos los trámites necesarios para realizar dicha cesión se encuentran ya en orden y que en breve será efectiva». Una vez finalice dicha cesión, y tras los pertinentes estudios técnicos, la Consejería iniciará el expediente para la construcción de un nuevo conservatorio.

Cascotes y desperfectos

El proyecto vuelve a la cartera de prioridades de la Consejería después de que parte de un techo se desprendiera el pasado octubre en una de las aulas del Conservatorio que, según los padres del alumnado, presenta otras deficiencias como suelos de madera levantados y falta de calefacción y aire acondicionado. En 2015 tuvo que cerrar el centro de la plaza Belluga ante el derrumbe del techo de una de las aulas.