17 de noviembre de 2019
17.11.2019
UCAM

"El ser humano debe ser el custodio de la Tierra, no su depredador"

La UCAM celebró su Solemne Acto Oficial de Apertura del Curso Académico 2019-20, en el que monseñor Lucio Adrián, secretario del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, pronunció la Lección Inaugural

17.11.2019 | 04:00
"El ser humano debe ser el custodio de la Tierra, no su depredador"

El Templo del Monasterio de Los Jerónimos se abarrotó el pasado viernes de cientos de doctores de diferentes disciplinas e invitados al Solemne Acto de Apertura del Curso Académico 2019-20. El evento estuvo presidido por José Luis Mendoza, presidente de la UCAM, acompañado por Josefina García Lozano, rectora de la institución; Fernando López Miras, presidente de la Comunidad; Miguel Motas, consejero de Empleo, Investigación y Universidades; Antonio Montoro, rector Honorario, y el cardenal Aquilino Bocos, quien presidió la Eucaristía.

Una universidad «prestigiosa»

Lucio Adrián comenzó la lección inaugural, del cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario del Sínodo de los Obispos (que no pudo asistir), agradeciendo poder impartir esta ponencia en la UCAM, «una universidad tan grande y prestigiosa», de la que dijo que para la Iglesia de hoy supone una profunda riqueza «poder contemplar una obra tan grande y tan completa, nacida, promovida y llevada adelante por laicos».

La selva amazónica, amenazada

El secretario del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede dió a conocer las principales conclusiones del Sínodo de la Amazonía, denunciando que los pueblos sufren las consecuencias de un progreso que beneficia a unos pocos y muchas veces es apoyado por los gobiernos. El documeto demanda «solidaridad internacional en el cuidado del bioma amazónico», y reclamó que «el ser humano debe ser el custodio de la Tierra, no su depredador».

Más allá de la labor científica

El cardenal Aquilino Bocos señaló durante la Homilía que «la UCAM quiere ser un centro de comunión, más allá de su labor científica. No tendría sentido reducir su labor a cumplir con el expediente académico». Además celebró el anuncio de que la UCAM gestionará la sede en Madrid del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II: «Es un reto, y permite a esta universidad crecer en las actitudes de estar en salida misionera y de realizar la comunión en el estudio y en la investigación; incluyendo ahora los mejores esfuerzos por llevar a las familias la alegría del amor y del evangelio, especialmente a aquellas que viven en situación de fragilidad».

Relpaso de la sociedad

El presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, destacó que esta Universidad es fuente de sabiduría, conocimiento y cultura, «procuramos hacer presente el amor de Dios y su misericordia entre nuestros alumnos». Sólo el pasado curso realizó una inversión de 17 millones de euros en investigación y cuenta con 22.000 alumnos, de los cuales más de 4.600 son extranjeros, siendo «el valor estimado del capital humano generado por la UCAM en el curso 2017/2018 de 747 millones de euros», según ha calculado la prestigiosa consultora internacional PricewaterhouseCooper, que también fija el crecimiento de su entorno muy por encima de la media regional. El presidente de la UCAM mostró su confianza en que los problemas pendientes con la administración regional se vayan solucionando para poder seguir dando servicio y generando riqueza. 
 
La rectora, Josefina García, destacó la necesidad de reanudar el diálogo con el ejecutivo regional, «sin intermediarios», para solucionar «la asfixia insoportable en el desarrollo de nuevas infraestructuras, implantación de títulos, mala gestión de las prácticas hospitalarias, desigualdades incomprensibles en el trato y consideración del derecho de los alumnos». Y resaltó que «la UCAM tiene el respaldo de la sociedad, como lo demuestra el número creciente de alumnos y familias que confían en nuestra institución».
 
Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, aseguró que no concibe una educación superior si ésta no es diversa y plural, «y la contribución de la UCAM es absolutamente necesaria, por la calidad de sus programas formativos, por el nivel de la investigación, por la labor como embajadores de la Región de Murcia que estáis haciendo a través del deporte, por los valores que trasmite a la luz del humanismo cristiano». Y añadió que «vuestro esfuerzo no es solo reconocido en la Región de Murcia, no solo en  España, sino en todo el mundo».
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook