12 de noviembre de 2019
12.11.2019
La Opinión de Murcia
Salud

La mitad de los antibióticos prescritos tienen un dudoso o nulo valor terapéutico

Sanidad lanza una campaña para reducir su consumo y frenar las muertes por bacterias resistentes

12.11.2019 | 04:00
El control del consumo de antibióticos se ha convertido en una prioridad

El mal uso que se hace de los antibióticos ha llevado a las administraciones a tomar medidas, ya que desde la Consejería de Salud murciana se calcula que el 50 por ciento de las prescripciones que se hacen de estos medicamentos son de dudoso o nulo valor terapéutico. En este caso, el 85 por ciento de este consumo se destina a tratar infecciones respiratorias donde las indicaciones para el uso de antibióticos son escasas y están claramente establecidas por la evidencia.

Para continuar informando y formando a la población sobre cuándo se deben usar los antibióticos, el Ministerio de Sanidad lanzó ayer la campaña 'Los antibióticos NO valen para todo', un proyecto impulsado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) con el que se quiere concienciar sobre la importancia de un uso prudente de estos medicamentos.

Sanidad recuerda que el consumo de antibióticos en casos de infecciones víricas como la gripe o el resfriado es un comportamiento erróneo que puede provocar el desarrollo de resistencias y comprometer la eficacia terapéutica de estos fármacos en futuros tratamientos.

Precisamente, el uso excesivo de estos medicamentos es una de las causas fundamentales de la aparición y propagación de bacterias resistentes, uno de los mayores retos de la medicina actual. Cada año se contabilizan cerca de 3.000 muertes en España por infecciones hospitalarias causadas por bacterias resistentes y la cifra puede llegar hasta las 33.000 en toda Europa.

La aparición y propagación de las infecciones causadas por bacterias que son resistentes al tratamiento con antibióticos es una de las amenazas más graves a las que se enfrenta la salud pública y constituye uno de los desafíos más importantes de la medicina moderna.

Para insistir en el uso responsable, también por parte de los profesionales sanitarios, la Consejería de Salud han puesto en marcha una acción formativa dirigidas a los cerca de 500 profesionales sanitarios que trabajan en los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), tanto médicos como enfermeros, con el fin de mejorar la utilización de los antibióticos en los niños que acuden a estos servicios y actualizar el conocimiento sobre su uso responsable.

Baja el uso en niños

En la Región de Murcia la puesta en marcha del 'Programa de uso responsable de antibióticos en la primera infancia (Purapi)' hace dos años en todos los centros de salud está dando muy buenos resultados y ha permitido reducir hasta un 40 por ciento el consumo de estos medicamentos en menores de tres años, desde las 17,77 dosis diarias por cada mil habitantes al día hasta las 11,14 dosis actuales.

Esta iniciativa se puso en marcha al percatarse del elevado consumo de antibióticos en la primera infancia y al constatar que alrededor del 90 por ciento de las infecciones que padecen los niños menores de tres años son de origen viral y, sin embargo, forman el grupo edad con mayor consumo de antibióticos.

Antibióticos veterinarios

El uso de antibióticos no sólo debe controlarse entre la población sino también en el sector ganadero, principalmente en los animales destinados al consumo humano. En este campo también se están llevando a cabo controles y campañas que han permitido reducir en un 52,3 por ciento las ventas totales de antibióticos veterinarios entre los años 2014 y 2018, tal y como señalan desde el Ministerio de Sanidad.

En Murcia también el Colegio de Veterinarios ha comenzado a utilizar en forma piloto el sistema de receta electrónica 'Prescrivet' que permite hacer un control y seguimiento de los fármacos que se administran a los animales y que quieren extender a toda la Región de Murcia con el apoyo de las consejerías de Salud y de Agricultura y Ganadería. Con este programa se pone en contacto al veterinario con el farmacéutico comercial para decirle el medicamento que precisa el animal y es el propio ganadero el que acude a retirarlo, quedando constancia en el sistema de los fármacos que se usan en la cadena animal.

Fuentes de Agricultura insisten en que se lleva un control de medicamentos riguroso. En él se exige a los ganaderos que guarden un periodo de seguridad de 20 días cuando se termina un tratamiento antes de mandar al animal al matadero.

La Consejería murciana recuerda que en 2016 se reunieron en la sede de la Aemps representantes de las asociaciones de veterinarios y profesionales del sector de producción porcina con el objetivo de elaborar el Acuerdo para la Reducción Voluntario del Consumo de Colistina en el Sector de Ganado Porcino (se trata de un antibiótico que se utilizaba muy frecuentemente en ganadería porcina, incluso como promotor de crecimiento en lechones). A este acuerdo se adhirieron 77 empresas del sector, que representan más del 80% de la producción nacional. Estas empresas han conseguido reducir, en dos años, el consumo de Colistina del 51,9 mp/PCU en 2015 a 1,44 mg/PCU en 2018. "Entre ellas, figuran los importantes productores de nuestra Región, siendo el resultado un más que notable éxito", explican.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook