12 de noviembre de 2019
12.11.2019
La Opinión de Murcia
Medio ambiente

Caso Mar Menor: "O usábamos la desaladora o se morían los árboles"

Propietarios de un pozo del Campo de Cartagena reconocen ante el juez que no tienen permiso de vertido pero que la CHS sabía dónde iban las salmueras

11.11.2019 | 20:32
Una de las plantas localizadas en abril por la Guardia Civil en el Campo de Cartagena.

Son los responsables de una comunidad de regantes del Campo de Cartagena propietaria de un pozo de sequía y de una desalobradora que comparecen ante el juez para declarar en el caso de contaminación del Mar Menor.

Los tres investigados por la empresa P.C. SL aseguraron ayer que el pozo sí está legalizado y que hasta 2016 no sabían que la planta desalobradora no lo estaba, además de que eran conscientes de que no tenían permiso de vertido. Pero argumentaron que la utilizaron porque estaban en época de sequía, que si no lo hacían «se morían los árboles; era un caso de extrema necesidad» y que la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) conocía su existencia y dónde iban las salmueras desde 2010/2011. Hasta 2016, puntualizan, nadie les visitó ni les sancionó.

Los tres imputados (el representantes legal de P.C. SL y los dos administradores) están incluidos en el sumario que instruye el titular del juzgado número 2 de Murcia, Ángel Garrote, que durante todo el mes ha llamado a declarar a un total de 24 personas, entre agricultores y representantes legales de empresas agrícolas del Campo de Cartagena.

En la causa están personados como denunciantes el Ministerio Fiscal y Ecologistas en Acción; y ya han declarado anteriormente responsables máximos de la Consejería de Agricultura y de la Confederación Hidrográfica del Segura, entre otros investigados.

El representante legal de P.C. SL (que tienen diez socios) subrayó durante su comparecencia que la comunidad de regantes explota el pozo para sus socios, que tiene permiso desde 1994, otorgado por Minas, y que está pendiente de una autorización permanente.

Indicó que todo el agua lo utilizan los socios del pozo, «dentro del perímetro regable» autorizado y que la desalobradora había estado vertiendo las salmueras cuando se utilizaba. «La propia CHS te decía dónde tenías que verter la salmuera y no era siempre en el salmueroducto».

El representante añadió que siempre pensó que estaban actuando «con el beneplácito» del organismo de cuenca, hasta que les precintaron la planta en 2016.

Tanto él como los dos administradores/socios del pozo subrayaron que el agua de rechazo no contiene ni nitratos ni fosfatos (según los análisis realizados). Aunque «sí tiene un problema de sales».

Los dos socios puntualizaron que pensaban que las salmueras iban al Mediterráneo; que saben que el Campo de Cartagena es zona vulnerable por los nitratos y que como tienen una cooperativa que exporta a la UE realizan un control de los nitratos «muy exhaustivo» para no perder el sello de calidad de sus productos.

Por último, indicaron que remitieron hace 9 años las coordenadas de la planta desalobradora a la CHS para legalizarla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook