10 de noviembre de 2019
10.11.2019
Política

10N: ¿Qué ha pasado en seis meses?

El colapso del Mar Menor, las consecuencias de la gota fría de septiembre, la situación en Cataluña tras la sentencia del 'procés' y la exhumación de Franco pueden influir en el voto que los murcianos depositan hoy en las urnas

09.11.2019 | 17:16
Miles de peces muertos se amontonaron en la orilla de la playa de Lo Pagan.

La repetición electoral se está convirtiendo peligrosamente en una tradición en España. Cuatro comicios generales en cuatro años dan buena cuenta de ello. Los murcianos vuelven hoy a las urnas para elegir quién deberá sacar al país del bloqueo en el que está instaurado desde el pasado abril. Muchos piensan que todo sigue igual, ya que los partidos mantienen a los mismos dirigentes en sus filas. Pero lo cierto es que sí que han cambiado muchas cosas, algunas de las cuales estarán en la mente de los electores a la hora de echar su papeleta. No está todo el pescado vendido, menos aún en el Mar Menor.

Desastre ecológico sin precedentes

El 12 de octubre las redes sociales se llenaron de peces. Peces muertos, en su mayoría; y los que aún no lo estaban, saltaban hacia la orilla de la playa de Lo Pagán en busca de oxígeno, ya que en el agua no podían respirar. 6.000 kilos de animales sin vida fueron retirados tras haber recibido hasta 1.000 toneladas de nitratos después de la gota fría de septiembre. La DANA fue el remate a décadas de contaminación continuada en el Mar Menor. Es difícil pensar que este desastre ecológico pase inadvertido, máxime cuando las competencias de gestión están repartidas entre las distintas administraciones, también la central.

Las voces del Partido Socialista apuntan sin miramientos a los populares como responsables de esta crisis. Más de veinte años de PP en San Esteban desarrollando un «modelo productivo insostenible», denuncian. Asimismo, Unidas Podemos lo acusa también de haberse plegado al lobby agrícola. El Partido Popular, por su parte, reconoce «que hay cosas que no se han hecho bien», pero recuerda que la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), que depende del Ministerio para la Transición Ecológica, es responsable de los vertidos que llegan a la laguna, como los de la Rambla del Albujón. Prácticamente todas las formaciones políticas aseguran que desde el Congreso dotarán de presupuesto el Plan Vertido Cero.

Ahora tendrán que ser los murcianos los que decidan si se debe castigar o no a quienes han permitido la degradación de esta joya de la naturaleza de nuestra Región, la laguna salada más grande de Europa. Los únicos que han gobernado, tanto en la administración regional como central, y, por tanto, tienen algo que perder, son el PP y el PSOE.

DANA, las siglas que arrasaron con todo 

Más o menos relacionada con la crisis del Mar Menor –depende de a qué partido se le pregunte–, la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) que sufrió la Región en septiembre tuvo consecuencias en los municipios ribereños del Mar Menor que bien podrían llegar a cambiar el voto de los vecinos con respecto al depositado el pasado 28 de abril.

Se registraron récords de precipitación en 24 horas en tres estaciones de medición de la Aemet: San Javier, con serie de 74 años, 203,7 l/m2; Cieza, parque de bomberos, con serie de 22 años, 167,3 l/m2; Murcia, con serie de 34 años, 169 l/m2. Pero la peor parte se la llevó Los Alcázares, donde cayeron alrededor de 292 litros de agua por metro cuadrado. Los daños ocasionados en la localidad ascienden, según fuentes municipales, a los 210 millones de euros, 49 más que los producidos por las lluvias torrenciales de 2016.

El primer edil reclama la recuperación del cauce natural de las ramblas y la creación de embalses para evitar que vuelva a ocurrir lo mismo que en días pasados. Llueve sobre mojado, ya que no es la primera vez que el municipio marmenorense queda anegado tras una tormenta y tampoco es la primera vez que desde la administración local piden, sin éxito, la inversión necesaria a la Comunidad para que esto no vuelva a suceder.

En un pueblo que aún no ha vuelto a la normalidad, los vecinos pueden optar esta vez por mostrar su enfado con las administraciones públicas, que siguen sin poner fin al peligro que supone vivir en Los Alcázares cuando llueve torrencialmente.

Cataluña y las naciones de España

Que los murcianos son españoles no lo pone nadie en duda. Puede que haya cartageneros reacios a que los llamen murcianos y pidan la biprovincialidad en la Región, pero españoles, todos. Tal vez por eso se hizo tan viral el vídeo del debate electoral de los candidatos por Cataluña al Congreso, organizado por La Vanguardia, en el que Inés Arrimadas (Cs) le preguntó a Jaume Asens (En Comú-Podem) si Murcia era una nación. «Murcia no es una nación», respondía tajantemente. El discurso de Unidas Podemos sobre esta materia tal vez sea más complicado de vender por estas tierras. Y es que, como contaba en una entrevista reciente a este periódico la candidata de Vox por la Región, Lourdes Méndez, «el murciano es muy patriótico».

Los disturbios producidos en Cataluña tras la sentencia del 'procés' han dado la vuelta al mundo. Cortes en las carreteras, personas que no podían usar los transportes públicos como el tren para llegar a casa, barricadas en las calles y agresiones a los miembros de los Cuerpos de S eguridad del Estado han podido despertar en algunos murcianos un sentimiento patriótico –o nacionalista español– que sabe recoger muy bien un partido como Vox, que propone las medidas más duras contra los separatistas si llegan al Gobierno. «Lo primero que haríamos sería suspender la autonomía de Cataluña, ilegalizar a los partidos golpistas y poner a Torra a disposición judicial», llegó a decir Santiago Abascal en el debate electoral del pasado lunes.

Las últimas encuestas preelectorales reflejan un aumento considerable del apoyo recibido por esta formación, algo que seguramente tenga que ver con este asunto, aunque no sea el único.

Franco y la exhumación de la discordia

Después de 44 años, el dictador Francisco Franco abandonó, a pocos días de que comenzara la campaña, el Valle de los Caídos, el mausoleo en el que descansaban sus restos. Era la promesa del Ejecutivo de Pedro Sánchez tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Tras meses de conflictos con la familia Franco en los juzgados, el Tribunal Supremo dio luz verde a que se exhumara al dictador. Sin embargo, la fecha escogida, casi en plena campaña, recibió críticas hasta de Unidas Podemos, que lo tildaron de «electoralista».

Sea así o no, Vox es, de nuevo, el partido que está recogiendo el voto más reaccionario en la Región. Sus dirigentes no se quedaron callados ante la exhumación de Franco y llegaron a decir que el presidente en funciones tenía una «obsesión necrófila» o que los socialistas son «profanadores de tumbas». Teodoro García, del PP, reconocía este viernes a esta Redacción que este tema «ya está cerrado» y que desde su partido van a «mirar hacia adelante».

Recesión, ¿por dónde recortamos?

Otra diferencia con respecto a las elecciones de abril es que, entonces, nadie acudió a las urnas pensando en una crisis económica. Sin embargo, todos los partidos, excepto el PSOE, anuncian que hay que prepararse para una nueva recesión –para Pedro Saura es una desaceleración–.

Ante esta situación, los murcianos deben elegir entre los partidos que apuestan por bajar los impuestos, que son el Partido Popular, Ciudadanos y Vox –«Donde mejor está el dinero es en el bolsillo de los españoles»- o las formaciones de izquierdas, que apuestan por subirlos a las rentas más altas y a las grandes empresas. En el caso de los primeros, prometen que la rebaja fiscal no afectará a los servicios públicos.

La izquierda, más partidos, más división

Los partidos que se presentaron a las elecciones del 28 de abril en la Región de Murcia repiten el 10 de noviembre, pero lo harán junto a una nueva opción. En las últimas elecciones autonómicas y municipales, Íñigo Errejón terminó su aventura política con Podemos y fundó, junto a Manuela Carmena, Más Madrid. Ante la posibilidad de volver a la política nacional, Errejón se lanzó a la piscina –más bien vacía, según los últimos sondeos publicados– y exportó la fórmula a otras 17 provincias, entre las que se encuentra la Región de Murcia, en las que se presenta la candidatura de Más País.

Nada más conocerse la noticia, el secretario general regional de Podemos, Óscar Urralburu, dimitió de su cargo y entregó su acta de diputado para liderar la candidatura de Más País en la Región. De sobra era conocida su simpatía hacia Íñigo Errejón y Murcia fue siempre una de las pocas comunidades errejonistas de Podemos. Hoy la izquierda corre el riesgo de perder fuerza ante la división del voto de Unidas Podemos y Más País.

La derecha, un voto más concentrado

Aunque el voto de centro-derecha y derecha sigue dividido entre el PP, Cs y Vox, en esta ocasión estos partidos cuentan con una ventaja. Somos Región vuelve a presentarse a las elecciones, como ya hiciera el 28A, sin embargo, la formación regionalista ha perdido mucho fuelle desde que dimitiera como presidente Alberto Garre tras no haber conseguido salir elegido como diputado en la Asamblea en las pasadas elecciones autonómicas del 26 de mayo.

Garre, que llegó a ser presidente de la Región de Murcia con el PP antes de que Pedro Antonio Sánchez se viese forzado a dimitir tras su imputación en los casos Púnica y Auditorio, se convirtió en uno de los políticos murcianos más críticos con la corrupción del PP. Sin su presencia en Somos Región, que sacó menos votos que el Pacma en las anteriores generales, el partido ha perdido fuerza y puede que gran parte de los votos que fueron dirigidos a esta formación ahora se repartan entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas