08 de noviembre de 2019
08.11.2019
La Opinión de Murcia

Con las manos en la masa y entre gritos de "viva España" y "presidente"

El líder del PP va a las cocinas del IES La Flota y es recibido por alumnos de Políticas que se quedan con ganas de más

07.11.2019 | 19:46
Con las manos en la masa y entre gritos de "viva España" y "presidente"

Una veintena de estudiantes de Ciencias Políticas de la Universidad de Murcia esperaban ayer en la puerta del Instituto de La Flota, en Murcia, a que llegase Pablo Casado, a quien habían ido a ver «por gusto». «Porque es bueno que veamos qué es la política, informarnos, conocer y criticar. Vamos, que la mitad de aquí no es del PP. Yo soy del PSOE, arriba Pedro Sanchez», dice Carla, de 18 años de edad.

Opina distinto su compañera Pilar, de 19 años, que votará al PP porque «a mí Pablo Casado me parece coherente. Los rojos para mí están locos».

«No van a dar declaraciones», anunciaban desde prensa del PP cuando faltaban diez minutos para la hora a la que estaba previsto que llegase Pablo Casado. En la puerta, conocidos rostros populares de la Región y de España, como el secretario general Teodoro García Egea; el alcalde de Murcia, José Ballesta; el alcalde de Yecla, Marcos Ortuño, y el candidato al Senado y exdelegado del Gobierno en Murcia, Francisco Bernabé.

A la una menos tres minutos llegaba en coche el líder del PP, que era recibido con aplausos y gritos de «Casado presidente». «Venga, un aplauso para el presidente», animaba García Egea a los presentes. «Viva España», gritaba un chico. «No te pases», le constestaba otro.

Enseguida, el chasco. Los alumnos de Políticas no estaban invitados al acto y los dejaban fuera. «No nos dejan entrar», comentaba uno. «Ya empiezan a incumplir promesas», apuntaba otro, que aseguraba que Teo García Egea les había dicho que podrían estar con Casado.

A la una de la tarde llegaba al lugar el presidente de la Región, Fernando López Miras, que era recibido con un aplauso bastante más tímido que el dedicado a su jefe. Entraban todos los políticos y dos agentes de la Policía Local se quedaban en la puerta, donde permanecían unas pocas personas. «Somos vecinos de aquí de La Flota, que nos han dicho que venía Pablo Casado, somos simpatizantes», señalaba uno de ellos.

Dentro, el líder del PP veía las cocinas del Centro de Hostelería. Iba tan rápida la visita que no le dio tiempo a sentarse a comer tranquilamente, aunque vio cómo los alumnos preparaban caldo con pelotas, migas con verduras, ensalada murciana y trigo guisado con setas de temporada, se leía en el menú. Y se animó a amasar con un rodillo.

A la una y siete minutos salía del acto Bernabé, que ponía rumbo a Cartagena «para recibir ahí al presi», comentaba. Y minutos después salía toda la comitiva de vehículos con políticos. A la ciudad portuaria, donde sí hizo declaraciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas