07 de noviembre de 2019
07.11.2019
Protesta

"Estamos frustrados y cabreados"

Medio centenar de pescadores y sus familias protestaron ayer en Consejería por la falta de las ayudas "prometidas"

06.11.2019 | 22:26
"Estamos frustrados y cabreados"

Indignación, cabreo, y frustración. Son algunos de los estados de ánimo que los pescadores de San Pedro del Pinatar expresaron ayer ante las puertas de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, a donde se trasladaron medio centenar acompañados por familiares. La razón: llevan desde el 14 de octubre sin faenar.

Así lo decidieron tras el episodio de muerte masiva de peces en el Mar Menor durante el puente del Pilar, porque ni había peces que pescar ni había mercados a los que enviarlos.

Ayer coreaban consignas como «Basta ya queremos soluciones; no somos votos, somos pescadores», y portaban pancartas en las se podía leer 'Consejero, has traicionado al sector pesquero', 'No más vertidos, ya está lleno' y 'Engañados y utilizados'.

El consejero Antonio Luengo, recuerdan, se comprometió a abonarles el lucro cesante, pero «nos han dejado fuera de estas ayudas a 23 barcos», denunciaron.

La situación no está siendo fácil. Mariví, esposa de un armador, que durante los últimos cuarenta años ha vivido de la pesca en la laguna salada, explica que de momento están «tirando» de los ahorros, «pero no sabemos cómo vamos a salir de ésta».

«Antes era un pescado preciado, el mejor, y que se buscaba; ahora 'huyen' de él», lamenta.

Francisco Javier es un joven propietario de barco, nacido en el Mar Menor, que ocupa sus horas arreglando la nave o las redes, pero sobre todo, asimilando «la frustración y el cabreo».

Él es uno de los que se ha quedado fuera de las ayudas. «Estoy fatal de estado de ánimo y no puedo dormir por las noches; sufrimos las consecuencias de algo de lo que no tenemos culpa».

Los pescadores se niegan a volver a faenar como les apremia la Consejería porque, dicen, no es cierto que el Mar Menor esté mejor. «Sigue muriendo el pescado», apunta Francisco, armador de un barco grande. Eran cuatro pescando, dos socios y dos empleados. Ahora son tres: «Hemos tenido que mandar al paro a uno». Insiste en que hay varias generaciones de pescadores en San Pedro, y «no vemos claro el futuro».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook