29 de octubre de 2019
29.10.2019
Política

El "bloqueo" protagoniza el primer debate electoral del 10N en la Región

El PSOE, al que el resto de partidos culpan de la repetición de elecciones, incidió en la necesidad de un Gobierno "fuerte" y "estable" para hacer frente a los independentistas en Cataluña

29.10.2019 | 00:27
El "bloqueo" protagoniza el primer debate electoral del 10N en la Región

Teodoro García Egea y Javier Sánchez Serna, únicos cabezas de lista que no acudieron a la cita

No hubo bloque en el que no se hablara del «bloqueo» para alcanzar un acuerdo de gobierno tras las pasadas elecciones generales. El primer debate del 10N en la Región, organizado por el Círculo de Economía y que se celebró ayer por la noche en el Real Casino de Murcia, estuvo marcado por la búsqueda de responsables de que España tenga que volver a votar en apenas dos semanas.

Todos los cabezas de lista de los partidos presentes, excepto los de PP y Podemos, acudieron a la cita: Pedro Saura por el PSOE, Juan María Vázquez por los populares –en lugar de Teodoro García Egea–, Miguel Garaulet por Cs, Lourdes Méndez por Vox, Antonio Urbina por Podemos –no fue Javier Sánchez Serna– y Óscar Urralburu por Más País.

Para el candidato socialista al Congreso fue inevitable la convocatoria de nuevos comicios. «El bloqueo por la izquierda y por la derecha ha sido evidente». Según él, Pedro Sánchez, presidente en funciones, ya estaría liderando un nuevo Ejecutivo si hubiera querido, «pero prefirió no pactar con los independentistas». Además, incidió en la necesidad de tener un Gobierno «fuerte» y «estable» después del 10 de noviembre para hacer frente, precisamente, a los secesionistas catalanes. «Puigdemont quiere a Abascal de presidente y la aplicación del 155», dijo.

Podemos, al que también se acusa de haber impedido la investidura de Sánchez, aseguró que «sería fácil ponerse de acuerdo con el PSOE, pero nunca han querido». Para Urbina, el bloqueo es consecuencia «del Ibex 35, un sistema económico que se resiste a cambiar el modelo».

Óscar Urralburu reconoció que dejó su antiguo partido, el morado, por no estar de acuerdo con Pablo Iglesias en su decisión de no apoyar la investidura de Sánchez, al que tampoco liberó de responsabilidad: «El PSOE tendrá que decir ahora, en campaña, con quién quiere pactar tras el 10N, con la derecha o con la izquierda». Urbina aprovechó para lanzarle un dardo a su exsecretario general: «Soy el diez de mi lista, Urralburu el uno y tenemos las mismas posibilidades de salir elegidos».

El Mar Menor fue otro de los temas de los que más se habló en el debate del Círculo de Economía. En este caso, fue el Partido Popular el que recibió más ataques por parte del resto del partidos. «Es la imagen de la demolición del modelo económico y político de la Región de Murcia», sentenció Pedro Saura. «25 años de inacción del PP», afirmó Garaulet, quien adelantó que en Cs pedirán «responsabilidades políticas y judiciales» por el desastre ecológico. «Estamos en el Gobierno en coalición, pero no somos cómplices», apostilló. En Podemos creen que la catástrofe medioambiental es «reflejo de un modelo depredador de los recursos» y urgió a hacer una auditoría del regadío ilegal. Lourdes Méndez, por su parte, se negó a «demonizar» a la agricultura «en ningún caso» y pidió que se despolitizara el asunto para poner soluciones a la crisis de la laguna.

El representante popular ignoró las críticas y se limitó a reafirmar lo que vienen repitiendo desde hace semanas desde su partido, que la albufera «es una cuestión de Estado». Para él, hay dos opciones, «o seguir tirándonos los trastos a la cabeza o ponernos a trabajar».

Con respecto a Cataluña, la número uno de Vox fue la más radical, ya que no solo pidió el 155 –como Garaulet–, sino que también defendió que se «ilegalicen todos los partidos separatistas porque están en contra de la Constitución y chantajean al Gobierno que, por otra parte, se deja chantajear». Incluso llegó a afirmar que los disturbios en Barcelona son la consecuencia de una aplicación «débil» del 155». Podemos , en el lado opuesto, fue el único que apostó por «soluciones negociadas» porque «lo contrario incrementa el número de independistas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook