25 de octubre de 2019
25.10.2019
La Opinión de Murcia
Desastre ecológico

Los agricultores apuestan por dejar libre de cultivos la franja cercana al Mar Menor

Proponen una auditoría de los cultivos en la Región para "devolver al secano lo que era secano" - Lamentan que el Gobierno regional siga sin definir "el modelo de agricultura que quiere"

25.10.2019 | 04:00
Los agricultores apuestan por dejar libre de cultivos la franja cercana al Mar Menor

Pondrán en marcha la próxima semana la planta piloto que desnitrifica agua de los acuíferos

La organización agraria Coag y la federación de cooperativas agrarias Fecoam han defendido que se deje libre de cultivos intensivos la franja cercana al Mar Menor para contribuir a la recuperación de la laguna salada.

Sin especificar qué longitud debería tener ese espacio, los agricultores indicaron que «debe hacerse con el máximo rigor científico y trazar la línea allí donde perjudique con la máxima intensidad».

Ambas organizaciones se mostraron convencidas de que la agricultura sostenible es compatible con el Mar Menor, y dejaron claro que se imponen las buenas prácticas agrarias en la zona.

Las organizaciones también apostaron por hacer una auditoría regional agrícola que determine el perímetro de regadío legal y se obligue a desmantelar los ilegales, «devolviendo al secano lo que es del secano», apuntó Miguel Padilla, presidente de Coag.

«Somos los primeros interesados en que se solucione el problema del Mar Menor porque la Región se juega mucho, y para ello hemos trabajado en los tres últimos años», subrayó Santiago Martínez, presidente de Fecoam, quien recordó que representan al 62 por ciento de la producción final agraria de la Región de Murcia. «Somos necesarios y la sociedad no puede darnos la espalda», subrayó.

Eliminación de nitratos

En este punto destacó que todas las desalobradoras están precintadas por la Confederación Hidrográfica del Segura, e insistió en que una de las soluciones para acabar con la entrada de nitratos al Mar Menor es 'pinchar' el acuífero, que consideran la principal fuente de entrada de nutrientes a la laguna salada.

«La solución al tratamiento de ese agua la tenemos con la planta de desnitrificación ya construida en fase piloto, que limpia ese agua en un 95% y cuyos residuos son reutilizables», destacó el presidente de Fecoam.

La planta ya está construida y la intención es que entre en funcionamiento la próxima semana de forma piloto en la finca Lo Ferro, donde ha estado investigando métodos de desnitrificación la Cátedra de Agricultura Sostenible que pusieron en marcha Coag, Fecoam y la UPCT. Unos trabajos para los que ha habido «nulo apoyo» por parte de las Administraciones.

Padilla insistió en que el Gobierno regional debe decidir qué modelo de agricultura quiere para la Región. «Se los hemos preguntado muchas veces pero no ha contestado», a la vez que subrayó que «defendemos nuestro modelo de agricultura, de la pequeña y mediana explotación que tiene detrás a cientos de familias».

Ambos representantes lamentaron que no se haya aprobado todavía la Ley Integral del Mar Menor (que llevan reclamando tres años) «por cuestiones políticas, porque afectaba a los ayuntamientos»; y sí hicieran lo más fácil: «Culparnos a nosotros y aprobar una ley de medidas urgentes que centra las actuaciones en la agricultura», añadió Martínez.

El presidente de Fecoam, por último, destacó que los regadíos ilegales existen porque lo ha permitido la Confederación Hidrográfica del Segura. «Si son ilegales que los eliminen ya; ellos tienen herramientas suficientes para localizarlos».

La CHS responde

Ante las acusaciones vertidas contra la CHS, el organismo de cuenca respondió que su competencia se reduce a autorizar o no el uso de agua. «Si una explotación usa agua sin autorización se le expedienta y deja de usar el agua; pero volver a reponer la zona de cultivo como secano o simplemente a su estado original es algo que debe hacer la Comunidad Autónoma», manifestaron fuentes del organismo de cuenca.
«Nosotros sólo podemos actuar sobre el terreno en las zonas de Dominio Público Hidráulico, es decir las ramblas en el caso del Campo de Cartagena», añadieron.

Asimismo, comentaron que la comprobación del perímetro regable se hace continuamente con imágenes aéreas y sobre el terreno, si se comprueba que hay incumplimientos «se abren expedientes». De hecho, se ha cifrado en 1.600 las hectáreas de regadíos ilegales en el entorno del Mar Menor.

Por último, desde el organismo de cuenca recuerdan que la última operación de la Guardia Civil y la CHS terminó con 120 desalobradoras. «Y desde entonces se han vuelto a detectar vertidos y la Comisaría de Aguas calcula que hay 100 desalobradoras más que tenemos que volver a descubrir y cerrar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook