24 de octubre de 2019
24.10.2019
La Opinión de Murcia
Corrupción

Zaplana quiso venderle una parcela a Baraka para blanquear comisiones

El cartagenero que presidió la Generalitat pretendía dar un 'pelotazo' urbanístico en Villajoyosa - Trinitario Casanova, el supuesto comprador, niega haber tenido contacto alguno con la trama

23.10.2019 | 23:17
Zaplana quiso venderle una parcela a Baraka para blanquear comisiones

El expresidente de la Comunidad Valenciana Eduardo Zaplana intentó dar un 'pelotazo' urbanístico en la población alicantina de Villajoyosa vendiéndole al presidente del Grupo Baraka, Trinitario Casanova, unos terrenos que había comprado. El objetivo de la operación que planeaba el cartagenero que presidió la Generalitat y fue también ministro de Trabajo era blanquear mediante esta operación las comisiones que había obtenido a cambio de adjudicaciones públicas millonarias.

Así se desprende de la nueva documentación y el material aportado por la Guardia Civil al juzgado que dirige las diligencias derivadas de la Operación Erial, la investigación que desmanteló la presunta red de comisiones de Eduardo Zaplana. Las conversaciones mantenidas por un testaferro del expresidente valenciano han sacado a la luz el pelotazo que sus integrantes preparaban con la compraventa de unos terrenos en Villajoyosa.

Los testimonios sonoros constatan el interés de los testaferros de Zaplana por llevar adelante este negocio inmobiliario y sacar el máximo rendimiento económico en el menor tiempo posible. La trama habría adquirido las parcelas (una residencial y otra hotelera) con el dinero que habría pagado en comisiones Sedesa, de la familia Cotino, a cambio de adjudicaciones públicas millonarias, según Anticorrupción.

La Opinión ha tenido acceso a las grabaciones originales que recogen los detalles de la negociación, que tuvieron lugar entre los meses de marzo y abril de 2018. El dinero iba y venía de los paraísos fiscales para volver a ponerlo en circulación. En mayo la Guardia Civil detuvo a Zaplana, que fue excarcelado después porque padece cáncer, y a sus colaboradores.

De las conversaciones de Joaquín Barceló, el hombre de confianza de Zaplana que llegó a ser director de relaciones institucionales de Terra Mítica, se desprende que las parcelas se adquirieron en torno al año 2006 con el dinero obtenido de manera ilícita. Y los compradores a los que pretendían vendérselas daban garantías, muchas. Uno era Trinitario Casanova, el empresario natural de Orihuela que preside el Grupo Baraka y que se ha hecho especialmente conocido en España tras la compra del Edificio España de Madrid, entre otras operaciones.

Barceló comenta la operación con otro testaferro de Zaplana, Francisco Grau, en otra grabación.

En las conversaciones del testaferro con un arquitecto se alude a otro posible comprador. Joaquín Barceló pregunta si éste último viene «de la mano de los de ElPozo» y su interlocutor le responde que sí.

Por su parte, Trinitario Casanova niega conocer a los interlocutores que hablan sobre él. «Ni tuve ningún contacto ni conozco personalmente a Zaplana», afirmó el empresario que tiene su sede en la plaza Fuensanta de Murcia. «En este sector hay intermediarios que me han llegado a ofrecer hasta una propiedad que ya era mía», precisó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook