20 de octubre de 2019
20.10.2019
La Opinión de Murcia
Especial
Fiscal decano de Familia

"Intentamos hacer valer las pretensiones de los menores ante el conflicto de sus padres"

Fernando Florit de Carranza habla sobre los casos de divorcios y separaciones

19.10.2019 | 17:15
"Intentamos hacer valer las pretensiones de los menores ante el conflicto de sus padres"

¿Cuáles son los principales problemas con los que se enfrentan los jueces y fiscales a la hora de resolver conflictos como separaciones y divorcios?

El principal problema que nos encontramos es que las partes inician una batalla campal para ver cuál de los dos alcanza la victoria, sin darse cuenta de que ante un proceso de ruptura siempre pierden las dos, principalmente en la faceta económica, agravándose la situación cuando hay hijos, que son los verdaderos perdedores en el aspecto sentimental.

Los niños se convierten, en todos estos casos, en las auténticas víctimas de estas situaciones tan complejas. ¿Considera que desde el sistema judicial se les escucha y se les protege lo suficiente?

En estrecha vinculación con lo anterior, como dice la Ley de Protección Jurídica de la Infancia: siempre que tuvieran suficiente madurez y, en todo caso, cuando alcancen los 12 años hay que oírlos. Y no solamente oírlos sino también escucharlos. No es una redundancia sino una forma de hacerlos partícipes para garantizar su protección, y a través de la exploración que hacemos los jueces, fiscales y equipo psicosocial intentamos hacer valer sus pretensiones ante el conflicto de sus progenitores.

¿Qué debe cambiar para que no se judicialicen las situaciones rutinarias que afectan a los menores?

En primer lugar, debería cambiar la sociedad porque estos procedimientos aumentan cada vez más, y antes de llegar a juicio, se debería intentar alcanzar acuerdos extrajudiciales con la recomendación y asesoramiento de los letrados especialistas en Derecho de Familia (abogados y mediadores).

Para el caso de no poder llegar a esos acuerdos, las partes deberían acatar estrictamente las sentencias que se dictan. En caso contrario, acudir a la figura del coordinador de coparentalidad.

¿Cree que los casos de acoso escolar se abordan de manera correcta desde la judicatura?

El principal inconveniente que nos encontramos es que muchos de los supuestos no llegan a judicializarse por vergüenza, miedo a las represalias, por complejo de inferioridad, etc. Por ello es necesario que los familiares, los educadores y los alumnos que observen un posible caso de acoso deben ponerlo inmediatamente en conocimiento de los superiores para que la justicia pueda actuar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook