18 de octubre de 2019
18.10.2019
La Opinión de Murcia
Movilización

Riada humana de protesta

Miles de afectados por las inundaciones provocadas por la DANA en el Mar Menor y el Campo de Cartagena llenan el centro de Murcia para exigir soluciones a las administraciones y que acaben con el miedo a ver sus casas "llenas de agua otra vez"

17.10.2019 | 23:24

La construcción de infraestructuras hidráulicas será una de las medidas contra las inundaciones.

Riada humana contra las inundaciones para que ningún vecino tenga que volver a padecerlas. Las voces de los afectados por la DANA de septiembre exigieron ayer en Murcia unas soluciones «reales» a todas las administraciones responsables para que las futuras lluvias torrenciales que puedan darse en el Campo de Cartagena o en el entorno del Mar Menor no vuelva a inundar «ni una calle y ni una casa más». Tanto las consecuencias de la DANA en los municipios del sudeste de la Región de Murcia como la crisis medioambiental del Mar Menor fueron el caldo de cultivo para una protesta que, como apuntaban muchos manifestantes, se tenía que haber producido antes, al igual que unas soluciones que nunca llegaron para los municipios como Los Alcázares o Torre Pacheco, los convocantes de una manifestación que reunió en el centro de Murcia a miles de personas.

A las puertas de San Esteban se comenzaron a congregar centenares de vecinos de los municipios ribereños del Mar Menor que gritaban contra una Administración regional a la que llegaron a acusar de «asesinos» por su «inacción» para prevenir posibles inundaciones. Ante una situación que se tornaba a tensa, el consejero de Fomento, Javier Díez de Revenga, 'cogía del brazo' a los alcaldes de Torre Pacheco y Los Alcázares, Antonio León y Mario Cervera, y les encaminaba hasta la sede del Ejecutivo regional, junto a los representantes de los colectivos de vecinos afectados y la cofradía de pescadores de San Pedro, para mantener un encuentro rápido.

Esta reunión no prevista permitió a los convocantes de la manifestación conocer los movimientos del Gobierno de Fernando López Miras para combatir las riadas, unas medidas que comienzan con la creación de una comisión de expertos de distintas universidades e instituciones regionales para proponer soluciones a «corto, medio y largo plazo», y que una vez definidas estas, se harán públicas para los ayuntamientos locales y los afectados. Díez de Revenga señalaba al término de la reunión que el Gobierno regional tomará «el testigo de coordinación» y que aportarán soluciones de manera «trasversal», es decir, sin «barreras administrativas» con independencia de a qué instituciones competan esas soluciones.

Trasversal también serán las soluciones ante los problemas que puedan generar el «sector agrícola o el urbanístico».

Infraestructuras hidráulicas

De las primeras medidas que barajan ya tanto el Gobierno regional como el resto de administraciones implicadas es la construcción inmediata de infraestructuras hidráulicas que permitan prevenir riadas, según explicaron a este periódico los alcaldes reunidos con el consejero en San Esteban. Es una medida primordial también para el sector agrícola, representado ayer en la manifestación por Coag y Fecoam: «Necesitamos embalses de laminación para retener el arrastre de las riadas, pero en la cabecera de la cuenca, no en la zona llana del Campo de Cartagena», señalaba Vicente Carrión, integrante de Coag.

«No más miedo»

Era Santiago Pérez, el presidente de la plataforma de afectados por las inundaciones de Los Alcázares en 2016 y 2019, quien cogía el bastón de mando de la protesta y advertía al consejero, ante las proclamas de los vecinos, que no se podía «seguir politizando» estos problemas y que las soluciones no deberían pasar «por voltear el agua hacia el Mar Menor», sino que vayan «en camino a controlarlas para que bajen lo menos posible y que todos nuestros municipios sigan siendo seguros, hoy no son seguros».

Era difícil convencer ayer a unos vecinos que habían visto sus casas anegadas por el agua, como el caso de Rita, vecina de Los Alcázares que acompañó a los alcaldes de su localidad y de Torre Pacheco en la cabecera de la manifestación hasta la Delegación del Gobierno. Ella, como muchos otros, ha perdido su casa dos veces, «en 2016 y en 2019». Había llegado hasta el centro de Murcia en uno de los 14 autobuses fletados desde Los Alcázares y agradecía a los vecinos de la capital que se hayan sumado a la manifestación, que calificó de «rotundo éxito».

Conesa, de anfitrión en la Delegación

No pasó desapercibido ayer para los alcaldes de Los Alcázares, Torre Pacheco, San Javier y San Pedro del Pinatar que fuera Diego Conesa, secretario general del PSOE de la Región, quien les invitara a entrar en la delegación del Gobierno una vez que la manifestación llegó hasta la avenida Teniente Flomesta, algo que molestó a los alcaldes del PP José Miguel Luengo y Visitación Martínez.

Ya dentro, el delegado del Gobierno, Francisco Jiménez, se sentó a la mesa con los convocantes de la protesta para escuchar sus demandas con el fin de que llegaran hasta el Gobierno estatal. Unas soluciones que demandan «urgentemente».

Manifestación el 30 de octubre por el Mar Menor en Cartagena

  • La manifestación de ayer por las calles de Murcia sirvió de antesala a la que ya se ha organizado para el próximo día 30 de octubre, miércoles, en Cartagena. Una protesta motivada por el desastre medioambiental por el que pasa el Mar Menor tras la aparición el pasado fin de semana de miles de peces muertos en las playas de San Pedro del Pinatar y de otros puntos de la laguna salada. Ya ayer tanto vecinos de Murcia como de la laguna también exigieron soluciones contra la crisis ecológica del Mar Menor.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas