17 de octubre de 2019
17.10.2019
Ciencia

Sanidad financiará el primer fármaco basado en células madre, creado por el murciano García-Olmo

El Darvadsrocel es para pacientes con enfermedad de Crohn que tengan fístulas, algo muy habitual en ellos

17.10.2019 | 21:51
Damián García Olmo

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social va a financiar, tras alcanzar un acuerdo de riesgo compartido con la compañía Takeda, el primer fármaco de terapia celular del mundo, desarrollado y fabricado íntegramente en España, basado en células madre procedentes del tejido de liposucciones realizadas en procedimientos estéticos a personas sanas, las cuales se someten a un «riguroso» proceso científico para potenciar su capacidad regeneradora del organismo.

Así lo anunciaron este jueves la directora general de Takeda Iberia, Stefani Granado; el jefe de servicio de Cirugía del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, el murciano Damián García Olmo; el responsable del área de Estrategia Comercial e Internacionalización de la Vicepresidencia Adjunta de Transferencia del Conocimiento del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Javier Maira; y el director de la Fundación de la Universidad Autónoma de Madrid, Fidel Rodríguez.

Todos ellos han destacado el hito que supone la comercialización de esta terapia tanto para la ciencia española como para los pacientes de todo el mundo. Y es que, darvadstrocel, como así se llama el fármaco, está dirigido al tratamiento de fístulas perianales complejas, una de las principales complicaciones de los pacientes adultos con Crohn.

Aunque no se sabe con exactitud cuántos pacientes se van a poder beneficiar, el murciano García Olmo ha comentado que entre el 25 y el 40 por ciento de los enfermos con enfermedad de Crohn tienen una fístula perianal, la cual supone un «auténtico calvario» para los afectados porque afecta de manera «muy importante» a la esfera personal, social y laboral.

Hasta ahora sólo se disponía de tratamientos «muy limitados» para el abordaje de estas complicaciones, que hacían que los pacientes tuvieran que someterse a varios procedimientos quirúrgicos, asociados a una elevada morbilidad y a un mayor riesgo de estoma permanente. Sin embargo, la nueva terapia, fruto de 17 años de investigación, representa una nueva opción de tratamiento para pacientes que son resistentes a los abordajes actuales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook