16 de octubre de 2019
16.10.2019
La Opinión de Murcia
Transporte

Los exportadores esperan que una tercera prórroga evite el Brexit duro

El presidente de Proexport confía en el aprecio del mercado británico a los productos de la Región para salvar los problemas de la desconexión

15.10.2019 | 21:54
Ponentes de la jornada sobre el Brexit celebrada en la Cámara de Comercio de Murcia.

Reino Unido no hará controles aduaneros a los camiones

Los transportistas y exportadores viven la cuenta atrás del Brexit debatiéndose entre mantener la esperanza en un nuevo aplazamiento o prepararse para lo peor a partir del 1 de noviembre, si se produce un divorcio sin acuerdo entre Londres y Bruselas. La Dirección Territorial de Comercio y del ICEX hacía ayer un llamamiento a las empresas para que elaboren planes de contingencia y estén preparadas ante las situaciones imprevistas que pueden encontrarse, durante una jornada en la que se dieron a conocer los cambios que se producirán en los nuevos trámites para exportar a Reino Unido. Aunque Gran Bretaña no se plantea poner controles aduaneros a los camiones que lleguen procedentes de Europa ni estaba previsto que exija de momento nuevas autorizaciones a los vehículos para poder entrar en territorio británico, los empresarios temen que un Brexit sin acuerdo dé lugar a situaciones imprevisibles.

No obstante, el presidente de Proexport, Juan Marín, aseguraba que los exportadores de frutas y verduras y sus clientes británicos «están preparados para cualquier cosa». Recordó que la Región está suministrando productos perecederos desde hace muchos años a Reino Unido, «que es un mercado muy exigente y que suele valorar y apreciar las frutas y hortalizas que produce la Región», por lo que da por hecho que podrán salvarse los inconvenientes. «Espero que en el último minuto haya una tercera prórroga del partido. Ya ha habido dos y se está barajando que haya una tercera», apuntó.

Juan Marín recordó que el mercado británico incluso siguió confiando plenamente en los productos de la Región cuando se produjo la llamada crisis de los pepinos en Alemania y los países centroeuropeos dejaron de consumir hortalizas españolas. Su impresión es que habrá flexibilidad porque, «si a partir del 1 de noviembre los 12.000 vehículos que pasan por el puerto de Calais tuvieran que parar un solo minuto, tardarían ocho o diez días en despacharlos. Yo quiero ser positivo», afirmó.

Por su parte, la patronal del transporte considera insuficiente el horario establecido por la Aduana de Murcia que debe realizar los controles fitosanitarios a los productos. El presidente de la Froet, Pedro Díaz, alertaba ayer de que los servicios de inspección de la Aduana solo abren de las 10.00 a las 14.00 horas y de las 17.00 a las 20.00. Destacó que, al tratarse de productos perecederos, que en muchas ocasiones se recolectan y se envasan en el día, «habrá camiones que no llegarán a tiempo y tendrán que esperar hasta el día siguiente para ser inspeccionados», con el consiguiente retraso en el transporte.

El director territorial del ICEX , Rafael Ortega, explicó que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha convocado una treintena de plazas para ampliar la plantilla de los servicios de inspección, parte de las cuales corresponderán a Murcia. Ortega elogió la labor de los inspectores del Soivre que realizan los controles sanitarios de las frutas y verduras que salen al exterior y recordó que este servicio «fue instaurado durante la República».

Manuel López, de la empresa franco-británica Eurotunnel, concesionaria del transporte por ferrocarril en el túnel del Canal de La Mancha, detalló las medidas que han diseñado para facilitar la logística y el movimiento de los vehículos a través de esta infraestructura y apuntó que la compañía ha realizado una inversión de 200 millones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook