12 de octubre de 2019
12.10.2019
Especial
Colegio de Médicos de la Región de Murcia

El PAIME: garantía de salud para los profesionales y los pacientes

El Colegio de Médicos de la Región, junto con la Organización Médica Colegial, organizó el VIII Congreso Nacional PAIME y II Encuentro Latinoamericano en las instalaciones del hotel Santos Nelva de Murcia

12.10.2019 | 04:00
El PAIME: garantía de salud para los profesionales y los pacientes

El encuentro PAIME, organizado por el Colegio de Médicos de la Región de Murcia, se celebró los días 3 y 4 de octubre con el objetivo de que las Juntas Directivas de los Colegios de Médicos, terapeutas y responsables administrativos del programa pusieran en común sus experiencias y renovaran la motivación de su compromiso con la atención a los compañeros que precisan de la atención PAIME.

En esta ocasión y bajo el lema Cuidando de ti, cuidando de todos, el Congreso estuvo enfocado a una temática muy importante: la salud laboral de los médicos en formación, los retos que plantea en el futuro y cómo se puede trabajar desde los Colegios de Médicos en actividades de prevención y promoción de la salud laboral.

Otros temas complementarios a abordar giraron en torno a la estigmatización del médico enfermo, el control colegial de la praxis, los modelos de financiación o la divulgación del PAIME. También se dio continuidad al encuentro con invitados colegiales de países latinoamericanos para intercambiar en distintos espacios inquietudes, conocimientos o buenas prácticas dirigidas a prevenir, promover o proteger la salud de la población médica en sus respectivos ámbitos colegiales y a divulgar estas iniciativas, con la participación de representantes de los Colegios de Médicos de Costa Rica, Uruguay, Brasil y Chile.

¿Qué es el PAIME?

El Programa PAIME, Programa de Atención Integral al Médico Enfermo, tiene como finalidad atender, de manera integral, a los médicos que sufren trastornos psiquiátricos y/o conductas adictivas.

Así, este plan se encarga de asegurar que reciben la asistencia especializada necesaria, favorecer su rehabilitación y reinserción en el mercado laboral y velar por que esta ayuda llegue al mayor número posible de médicos que lo necesiten.

Además, el PAIME garantiza que la práctica de la Medicina se haga en las mejores condiciones posibles para la salud de los ciudadanos, velando por la salud del médico que atiende a la población.

Se estima que 1 de cada 10 médicos puede padecer uno o más episodios relacionados con enfermedades psíquicas y/o conductas adictivas durante su vida profesional

El PAIME en la Región de Murcia

En la Región de Murcia, un total de 62 médicos han recibido atención de este tipo desde el año 2004. Los datos de estos profesionales son confidenciales y es el Colegio de Médicos de la Región de Murcia el responsable de velar por su protección.

De estos 62 facultativos, 40 son hombres y 22 mujeres, con una edad media comprendida entre los 40 y los 50 años. Las especialidades con mayor demanda han sido Medicina de Familia, Medicina Intensiva, Anestesia, Pediatría y Traumatología.

En los últimos dos años, se han tratado 10 casos, de los cuales 6 son mujeres y 4 hombres, observando un incremento del número de mujeres.
Cualquier profesional que considere que necesita ayuda puede ponerse en contacto con el Colegio de Médicos para ser valorado, y cualquier profesional que observe a algún compañero sensible de recibir este tipo de ayuda también puede notificarlo al Colegio de Médicos.

Conclusiones

  1. Mirar y acercarse al ejercicio saludable de la profesión médica y su complejidad en el siglo XXI, invita a ampliar la definición convencional de salud y a plantear esta en una dimensión más amplia: «La salud como una manera de vivir autónoma, solidaria y gozosa».
  2. La profesión médica conlleva unas exigencias profesionales y personales capaces de determinar patologías de muy diferentes tipos. El reto que actualmente se plantea es el de la renovación vocacional, el ejercicio responsable con el que padece y sufre a fin de manejar con prudencia no solo la ciencia de las probabilidades, sino el arte de la incertidumbre.
  3. La profesión médica es vocacional y aunque la vocación está presente al inicio de los estudios, es dinámica, se modela a lo largo de los años y las experiencias. Pero este carácter vocacional no la exime de conllevar una gran carga de estrés ya desde el acceso a la facultad.
  4. Padecer estrés no es padecer el síndrome del burn-out. El síndrome del quemado es un problema de salud derivado únicamente de la actividad profesional.
  5. Sensibilizar, prevenir y atender las conductas y hábitos de riesgo que conducen al médico a la situación de quemado, e incorporar un repertorio de hábitos saludables, es una responsabilidad de estudiantes, profesionales e instituciones.
  6. La residencia es uno de los momentos más críticos de la vida profesional de los médicos. Desde el inicio de la formación superior, los médicos se enfrentan a un nivel de exigencia muy alto.
  7. Existe una falta de percepción de riesgo de conductas adictivas por parte de los residentes.
  8. Es necesaria la figura del tutor que dote de las herramientas necesarias para desarrollar, lo mejor posible, su trabajo e identificar cualquier tipo de problema.
  9. Además, es fundamental una buena red de apoyo entre los residentes para sobrellevar los requerimientos del periodo formativo.
  10. El estigma por causa de problemas psíquicos y/o conductas adictivas es un perjuicio para el prestigio, la credibilidad o la fama del médico enfermo. Hay que hablar del Estigma en el médico con enfermedad mental, del Estigma en el médico con trastorno por consumo de sustancias y del Estigma o doble estigma en el médico con Patología Dual.
  11. El estigma implica un retraso en el diagnóstico, en el inicio del tratamiento, afecta a la recuperación y a los procesos de reinserción. También aumenta las posibilidades de comportamientos de riesgo.
  12. Es necesario sensibilizar a las organizaciones médicas, y por ende a todos los profesionales de la medicina, sobre su importancia, desmontar falsas creencias, mitos o prejuicios, cuidar el lenguaje evitando los etiquetados, repartir información sobre el problema mental y de consumo con un material gráfico adecuado que llegue a los profesionales médicos.
  13. El PAIME, siendo un programa colegial, liderado desde los Colegios y/o los Consejos Autonómicos, es una responsabilidad de todos.
  14. Necesita de un modelo homogéneo de financiación en el que cada parte esté presente y contribuya a su fortalecimiento y desarrollo.
  15. Pero el PAIME también debe de incorporar el prefijo -CO- en su naturaleza multifactorial: la CO-responsabilidad, la CO-financiación, la CO-gestión y la Colaboración de todos los que de una u otra forma lo hacen posible: EL PAIME SOMOS TODOS Y DE TODOS DEPENDE.
  16. En el escenario actual, las marcas y entidades buscan tener impacto en la sociedad, más allá de vender un producto. A pesar de que los objetivos siguen siendo los mismos y seguimos teniendo los mismos elementos, el escenario ha variado y es que la tecnología lo ha cambiado todo y nuestra vida es cada vez más digital.
  17. La digitalización, la humanización, el despertar de la conciencia social y la preocupación por el medio ambiente son las tendencias que marcan la comunicación.
  18. Comunicar el PAIME de manera eficaz a la administración pública, gerencias y centros sanitarios es fundamental para conseguir difundir su existencia y el alcance que tiene. Transmitir los mensajes adecuados a través de medios propios y terceros potenciando el ecosistema digital del PAIME es clave para lograr una comunicación de éxito.
  19. El PAIME no es un programa asistencial, es una responsabilidad colegial. Es un deber deontológico de los colegios médicos proporcionar todos los medios para que el colegiado pueda ejercer en las mejores condiciones de salud y garantizar así la seguridad y calidad de su ejercicio ante la ciudadanía.
  20. La razón para intervenir específicamente con el PAIME se sustenta en el riesgo de mala praxis y sus consecuencias para los pacientes. Por ello el impulso de la Validación Periódica de la Colegiación constituye una medida más de seguridad y de garantía y hay que desarrollarla de forma universal.
  21. El manejo de los casos difíciles requiere del mayor esfuerzo y sinergias entre agentes colegiales y en ocasiones la firma del Contrato Terapéutico y la necesaria existencia de la Comisión de Casos Difíciles a nivel provincial y/o autonómico.
  22. El control de la praxis como control del ejercicio profesional, debe cumplir estrictamente requisitos de legalidad, pues solo en base a la Ley se puede limitar el ejercicio de cualquier profesión regulada como es la medicina, y debe basarse en nuestra responsabilidad recogida en nuestros estatutos y en el Código de Deontología.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook