10 de octubre de 2019
10.10.2019
Recursos hídricos

La CHS acaba el baipás en el postrasvase para que circule agua por la margen izquierda

Esta obra en Los Valientes (Molina) permite que lleguen recursos para el regadío y el abastecimiento

10.10.2019 | 16:53
La CHS acaba el baipás en el postrasvase para que circule agua por la margen izquierda
Detalle del baipás del postrasvase

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha puesto en funcionamiento el baipás de la margen izquierda del postrasvase Tajo-Segura, a la altura de Los Valientes (Molina de Segura). "Son buenas noticias porque tras los efectos de la DANA, que dejó sin servicio esta parte del canal, el agua ya circula por la infraestructura con destino al abastecimiento y al regadío", explican fuentes del organismo de cuenca.

Con esta obra se permite que el agua circule temporalmente y mientras se termina de arreglar el socavón que provocaron las lluvias torrenciales de hace un mes en esta zona y que mantuvo cortado el suministro.

Hace unos días la CHS también comunicó que se había repuesto el servicio del canal de la margen izquierda del trasvase entre el azud de Ojós y Los Valientes (Molina de Segura). Los trabajos de acondicionamiento han permitido que el canal funcione hasta el punto kilométrico 22,3, lo que permite llevar agua hasta Sierra de la Espada y Campotéjar, y garantiza el suministro a la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, para el abastecimiento de la población.

De hecho, la Mancomunidad tiene una planta potabilizadora en esta zona. Los caudales tratados se captan en el río Segura, en Ojós, y se introducen en el canal del acueducto para su tratamiento y distribución.

La rotura en la finca de Los Valientes provocada por las intensas lluvias, que sigue sin arreglarse y que este baipás va a 'salvar' momentáneamente, hizo que todo el agua que llevaba en esos momentos el canal desembocara, a través de una rambla, en el pantano de Santomera.

La CHS decidió abrir sus compuertas para desaguar al río ante el peligro de desbordamiento. En apenas unas horas, la presa pasó de tener 2 a 20 hm3 de existencias. La CHS solicitó ayuda a la Guardia Civil para proceder al desalojo de las personas que vivían en las pedanías a pie de presa: la de El Siscar, de 1.200 habitantes y la de La Matanza, de mil habitantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook