09 de octubre de 2019
09.10.2019
Agua

Los técnicos proponen el máximo trasvase del Tajo a un mes de las elecciones

Teresa Ribera tendrá que autorizar el envío de 19,2 hm3 para abastecimiento y regadío en el sureste con las reservas al límite de la línea roja

08.10.2019 | 19:12

«Impecable y valiente». Con estas dos palabras definió ayer el presidente del sindicato de regantes, Scrats, Lucas Jiménez, la propuesta de los técnicos del Ministerio para la Transición Ecológica de trasvasar este mes de octubre 19,2 hm3 (de los 20 posibles) para regar y beber en la cuenca del Segura. Una propuesta realizada un mes antes de las elecciones y con las reservas de los pantanos de cabecera del Tajo cerca de la línea roja. No se espera que la ministra en funciones, Teresa Ribera, recorte la cantidad propuesta.

La Comisión de Explotación del Acueducto Tajo-Segura se reunió ayer en Madrid para analizar la posibilidad de envíos de agua desde los pantanos de cabecera, Entrepeñas y Buendía, teniendo en cuenta que las existencias eran de casi 455 hm3 el día 1 de octubre.

Los técnicos analizaron el informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) en el que se constata el volumen de agua almacenado así como que no hay volúmenes autorizados pendientes de enviar.

En los pantanos no hay más de 613 hm3 (que es el nivel del agua que en octubre debe haber para que se produzcan trasvases sin autorización de la ministra), por lo que «se constata que el sistema se mantiene en la situación hidrológica excepcional o nivel 3 que se inició en el mes de mayo».

En aplicación de las reglas de explotación del trasvase, los primeros 7,5 hm3 del volumen total trasvasado se destinan a abastecimiento urbano; el resto irá para el regadío de la Región de Murcia, sur de Alicante y norte de Almería (11,7 hm3).

El método propuesto por el Cedex se basa en la disponibilidad a tres meses de los volúmenes trasvasables y, en esencia, procura que las reservas conjuntas en Entrepeñas y Buendía no desciendan por debajo de los 400 hm3, explican desde el Ministerio.

Los embalses se siguen manteniendo por encima de la línea roja de los 400 hm3 que impide los trasvases, si bien el temor a que desciendan a este nivel se convierte en certeza conforme avanzan los días y no llueve.

Ante esta situación y dado que el Ministerio no ha prorrogado el Decreto de Sequía en la cuenca del Segura, los regantes están a la espera de que el departamento que dirige Teresa Ribera en funciones les conteste sobre cómo van a poder utilizar la batería de los pozos de sequía de la cuenca, en caso de necesitarlo.

«Aún no sabemos nada», apuntó Jiménez.

«Que envíen solo para beber»

No resulta extraña la reacción de la vecina Castilla-La Mancha ante un nuevo trasvase a la cuenca del Segura. El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, argumentó que «no era razonable después de las precipitaciones, que han hecho que la cuenca del Segura tenga más agua (en términos relativos) que la cabecera del Tajo».

Como mucho, dijo, «que solo se autorice un trasvase para consumo humano», en cuyo caso no recurrirían este nuevo trasvase al Segura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook