08 de octubre de 2019
08.10.2019
Educación

Los padres declaran la guerra a las editoriales por los precios de los textos

Desde Madrid animan a las AMPAS a presentar una demanda colectiva tras conocer la sanción del Tribunal de la Competencia contra estas empresas por pactar el precio de los libros digitales

07.10.2019 | 21:47
Los padres declaran la guerra a las editoriales por los precios de los textos

Están cansados de pagar precios, para muchos imposibles, al comprar los libros de textos de sus hijos e hijas, y una reciente sanción de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) les ha dado el empuje definitivo para intentar acabar con el «sobrecoste» de la enseñanza.

La iniciativa ha partido de la Federación de la Comunidad de Madrid de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado Francisco Giner de los Ríos, que ha hecho un llamamiento a todas las familias para presentar una demanda colectiva contra el «cártel» de los libros de texto, después de que la Comisión haya sancionado a una treintena de editoriales por pactar condiciones comerciales y el precio de los libros de texto digitales.

El presidente de la FAPA madrileña Giner de los Ríos, Camilo Jené, aseguró ayer en una rueda de prensa para presentar la iniciativa, que se pondrá en marcha a partir de hoy con el inicio de una campaña de adhesiones a través de la página web de la entidad, que las familias han asumido un «sobrecoste» que no les corresponde derivado de este tipo de prácticas que alteran el mercado de libre competencia. Y destacó que afectaría también a los libros de texto en papel. Por ello, instó a adherirse a todas las familias que se sientan «perjudicadas».

«Debemos recuperar ese dinero que de alguna manera nos han robado», aseveró Jené, quien constató que aunque la CNMC haya sancionado a las editoriales, organizadas a través de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), la multa impuesta ha sido de 33,88 millones de euros, cuando las empresas se han ahorrado aproximadamente 80 millones de euros en gastos de promoción y los sobrecostes serían superiores a 1.200 millones de euros, unos 214 euros por curso entre los años 2012 y 2018.

«Resulta que les sale muy barato incumplir la ley y eso es lo que no podemos permitir, la Justicia debe prevalecer y (las editoriales) deben pagar lo que nos han ido quitando poco a poco a todas las familias», señaló Jené.

La que será la «primera demanda colectiva por daños de competencia», según los abogados de la FAPA Francisco Giner de los Ríos, del estudio jurídico Global CS, se basa en que, de acuerdo con la resolución de la CNMC del pasado mayo, las editoriales de los grupos Santillana, Anaya, SM, Edelvives, Oxford University Press, Macmillan, Mc Graw Hill, Pearson y Algar Libros llevaron a cabo la «fijación, desarrollo y aplicación de una conducta sectorial» y la fijación del precio de los libros de texto electrónicos, según el director general de Global CS, Ignacio Valderas.

Los sindicatos lo estudiarán

El secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras en la Región de Murcia, Nacho Tornel, anunció ayer que este sindicato estudiará en la reunión en Madrid del próximo jueves la iniciativa presentada por esta FAPA, y que verán si se suman o no a la causa.

Independientemente de esta decisión, Tornel quiso dejar claro que los precios de los libros de texto «son desorbitados» y que tienen razón los padres y las madres en intentar frenarlo.

«Es una injusticia que siempre pagan las familias que menos tienen, y también lo es el tiempo que se está tardando en acabar con este gastazo injustificado», apuntó.

Tornel tampoco vio claro la solución del cheque libro puesta en marcha por la Consejería de Educación en la Región por ser «discriminatorio», y lamentó que no se hayan apoyado la iniciativa de muchas AMPAS de poner en marcha los bancos de libros en las escuelas e institutos.

El dirigente de Comisiones animó a utilizar herramientas como Internet para abaratar los costes de los libros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook