08 de octubre de 2019
08.10.2019
Anele

Anele niega haber cometido ninguna infracción o haber perjudicado a nadie

Anuncian que llevarán al Contencioso la sanción que les han impuesto porque no han pactado precios

07.10.2019 | 21:47

La Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE) ha asegurado que ni la propia entidad ni ninguna de las empresas asociadas han cometido ninguna infracción de la normativa de competencia, a pesar de haber sido sancionadas por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), al tiempo que ha negado los «sobrecostes» en los libros de texto de los que les acusan.

«Como hemos mantenido desde el inicio de la investigación abierta por la CNMC, ni ANELE ni ninguna de las empresas asociadas han cometido infracción alguna de la normativa de competencia», ha destacado ANELE en un comunicado, al tiempo que ha negado haber participado en prácticas prohibidas por el art. 1 de la Ley 15/2007 y el art. 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

Ha señalado que la resolución de la CNMC por la que sanciona a una treintena de editoriales «ni es firme ni está debidamente fundada e incurre en deducciones erróneas, arbitrarias, irracionales y absurdas», y ha precisado que, por ello, tanto la Asociación como las empresas sancionadas por la CNMC han decidido recurrirla ante la jurisdicción Contencioso-Administrativa.

«Confiamos plenamente en que los tribunales declararán su nulidad», ha afirmado la asociación, para señalar que «por todo ello» no se han producido «daños o perjuicios a las familias». Y subraya que «de los propios datos manejados por la CNMC y aportados por las partes, objetivos y comprobables, resulta que, tras la adopción del código ético, el gasto medio en libros de texto por alumno se ha reducido».

Insiste en que mientras que el incremento de los precios durante el periodo 2006-2012 fue del 15 por ciento (ants del Código Ético), en el periodo 2012-2018 han subido un 1 por ciento. Y añade que la CNMC «en ningún momento ha sancionado a las editoriales por el 'sobrecoste' en los libros, que ni cuantifica ni resuelve».

La ANELE concluye que desconocen de dónde salen las cifras manejadas por la FAPA, «ya que no responde a las recogidas en ningún informe oficial. Además, hay que señalar que en España el precio de los libros de texto en la enseñanza obligatoria es libre y es el detallista el que marca el precio final de estos libros».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook