04 de octubre de 2019
04.10.2019
Justicia

Condenado por acosar a su ex en el hospital y obligarla a esconderse en los aseos

El acusado tenía una orden de alejamiento y acudió al centro cuando ella estaba allí acompañando a un familiar que iba a ser operado

04.10.2019 | 10:52
Condenado por acosar a su ex en el hospital y obligarla a esconderse en los aseos

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia de un Juzgado de lo Penal de esta ciudad que, en marzo pasado, condenó a ocho meses de cárcel a un hombre que acosó a su exmujer cuando esta se encontraba en un hospital acompañando a un familiar que iba a ser operado y que se vio obligada a refugiarse en los aseos.

La sentencia indica que el juez declaró probado que los hechos eran constitutivos de un delito de quebrantamiento de condena, ya que el ahora apelante tenía prohibido acercarse a ella en cumplimiento de la resolución dictada contra él por un delito de maltrato en el ámbito familiar.

Según el juzgado, se dirigió de forma insistente a su exmujer diciéndole que tenía que hablar con ella, a lo que esta se negó, y ante su actitud, se vio obligada a refugiarse en los aseos.

La sentencia fue recurrida por el acusado, que alegó que el encuentro fue casual, ya que se había visto obligado a acudir al hospital para que el hijo de ambos recibiera atención médica.

Y añadió que si no propuso a este como testigo de descargo fue porque no quería implicarlo en el enfrentamiento que mantienen ambos progenitores.

La Audiencia, al desestimar su recurso, no otorga credibilidad a esa afirmación, ya que, comenta, si no quería proponerle como testigo pudo ofrecer el testimonio de los dos amigos de este que le acompañaban.

Y añade que uno de los agentes que intervinieron en su detención declaró que esta se produjo cuando se marchaba del hospital de forma distendida y sin aparentar que hubiera acudido al mismo para que el hijo recibiera asistencia médica.

Finalmente, la sala comenta que no consta que el menor fuese atendido, como alegó el acusado en su descargo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook