29 de septiembre de 2019
29.09.2019
La Opinión de Murcia
Adicción

"Una vez que te pasas de la raya eres alcohólico de por vida"

"La bebida me destruyó emocional, social y familiarmente", relata una mujer tras superar su adicción

29.09.2019 | 04:00
"Una vez que te pasas de la raya eres alcohólico de por vida"

«El alcoholismo es una adicción crónica. Si en algún momento bebiera de nuevo, volvería a retomarla en el punto en el que la dejé». Así de tajante habla 'Eva', nombre ficticio de una mujer murciana perteneciente a Alcohólicos Anónimos de Murcia que prefiere mantener su identidad real en el anonimato. A pesar de todo, señala que «antes estaba atada al alcohol, pero hoy puedo decir que soy libre».

'Eva' asegura que empezó su adicción con el alcohol con 22 años, «relativamente tarde» en comparación con las personas que empiezan hoy en día. «Fue cuando empecé a trabajar en una oficina, al salir de trabajar me iba con los compañeros de copas. Pero esta situación fue progresivamente en aumento. Cada vez necesitaba beber más y utilizaba el alcohol para ahogar mis penas».

La mujer recuerda que estuvo así durante 15 años de su vida: «Mi vida se fue torciendo y me fui metiendo en problemas. Emocionalmente, socialmente y familiarmente la bebida me destruyó». Antes de llegar a formar parte de Alcohólicos Anónimos intentó desquitarse del alcohol con la ayuda de psicólogos, médicos y psiquiatras, pero no le funcionó. Probó incluso a tomarse diversos medicamentos para no beber, pero no le funcionó. A sus 37 años decidió dar el paso e informarse de lo que ofrecía la asociación. «Todo era distinto a lo que había probado entonces. En un primer momento me dieron unos folletos y al leerlos vi que me ofrecían una solución para mi vida entera», indica.

«Me costó llegar hasta ellos porque me daba vergüenza. Yo no me consideraba así, me veía una persona normal, pero una vez que te pasas de la raya eres alcohólico de por vida», reconoce.

Poco a poco fue consciente de que se estaba convirtiendo «en una borracha, yo no quería serlo. Además, me proponía siempre que cuando llegara el lunes mi vida iba a cambiar, pero al comenzar la semana volvía a caer. Era como dar cabezazos contra la pared, no lo podía controlar».

Ahora, más de veinte años después, es feliz, es una persona nueva «con unos valores distintos a los que tenía en aquel momento». Además, manifiesta que tiene una vida social muy activa en la que el alcohol no tiene cabida: «Ya no tomo nada, esa es la decisión que yo tomé cuando entré en Alcohólicos Anónimos, que me dio la fórmula para poder llevarlo a cabo a través de los doce pasos.

«Estoy totalmente integrada en mi familia, no tengo pareja ni hijos, pero sí un grupo muy amplio de familiares y muchos sobrinos», señala.
A todas las personas que en estos momentos están pasando por lo que vivió 'Eva' durante su etapa 'más oscura' les recomienda que se den «una nueva oportunidad» y que «se dejen sorprender por Alcohólicos Anónimos, porque no es la idea que generalmente se tiene».

En palabras de la murciana, es una asociación destinada solo a la gente que está 'fuera de la sociedad': «Somos personas corrientes que nos apoyamos y nos ayudamos los unos a los otros». «En mi caso, vi una luz cuando llegué a la asociación, y a día de hoy sigo formando parte de Alcohólicos Anónimos para no olvidar lo que ha supuesto en mi vida y lo importante que ha sido para mí su labor», sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook