22 de septiembre de 2019
22.09.2019
Entrevista
Juan José Gómez

Juan José Gómez: "El cambio climático hará que llueva menos, pero habrá gotas frías más intensas"

21.09.2019 | 18:00
Juan José Gómez Navarro, investigador del área de Física de la Tierra de la Universidad de Murcia.

Los escenarios pueden ser más o menos optimistas, pero lo que está claro es que el cambio climático no va a pasar de largo por la Región. Se sabe que subirán las temperaturas y que lloverá menos de promedio, con DANAS más intensas.

Situaciones de gota fría como la vivida la semana pasada en la Región no es consecuencia del cambio climático; en eso hay consenso desde el mundo científico, como indica el investigador del área de Física de la Tierra de la Universidad de Murcia (UMU), Juan José Gómez. Sin embargo, sí que se advierte de que los cambios por el calentamiento global provocarán que haya menos lluvias, y que de producirse fenómenos como esta última DANA, las precipitaciones serán «más intensas». Las temperaturas pueden aumentar entre 2 y 6 grados, según los escenarios más o menos optimistas.


Tras este último episodio de gota fría sufrida en la Región, ¿qué le diría a quienes siguen negando los efectos del cambio climático?

Que hay que tomar nota. Aunque en mi opinión lo ocurrido no es consecuencia directa del cambio climático, sino que forma parte de la climatología del Levante, sí es cierto que la elevada temperatura del Mediterráneo ha contribuido a su virulencia. El agua, al estar más caliente, proporciona más humedad, y para mí esa es la conexión del cambio climático con la reciente DANA. Es decir, que el calentamiento global provoca la subida de la temperatura del mar y eso proporciona más humedad para la atmósfera. Pero no se puede decir que el cambio climático vaya a hacer más frecuentes las gotas frías.

¿Pero sí serán más intensas cuando se produzcan?

Está claro que va a haber más 'gasolina' con la mayor humedad procedente del mar. Pero no va a ser la única clave. En esta última DANA se han alineado varios ingredientes que la han hecho tan grave.

El último Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) augura más calor para nuestra región de aquí a final de siglo. ¿Se confirma?

Sí. El último que se ha redactado es de hace diez años y, tal y como se recoge en los mapas de proyección de las temperaturas, en todos los sitios del planeta se calienta con mayor o menor intensidad. Para la Región, el escenario más pesimista habla de un incremento de 4 a 6 ºC, mientras que el más optimista lo reduce a la mitad (de 2 a 4 ºC). Son aumentos previstos para finales de este siglo respecto al comienzo del siglo XX. La incertidumbre se basa en el desconocimiento de lo que pueda hacer la sociedad, el ser humano, en estos años y si se controlan más o menos las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

¿Y respecto a las precipitaciones?

En teoría, en una Tierra más caliente tiene que llover más por la mayor capacidad de evaporar agua que envíe más humedad a la atmósfera. Y en promedio los mapas así lo indican a nivel global. Sin embargo, a nivel regional puede haber diferencias. De hecho, hay bastante consenso, dentro de la incertidumbre mayor respecto a las temperaturas, de que en la zona mediterránea va a llover menos. Y en la Región de Murcia las series indican que el número de días sin lluvias crece, y aumenta la longitud de los periodos secos. Se tienen en cuenta distintos escenarios dependiendo de las emisiones de gases de efecto invernadero que se produzcan. En el escenario más pesimista, la sequía es más fuerte y más prolongada en el tiempo. Va a aumentar, por tanto, el estrés hídrico que tendrá una clara repercusión en sectores como la agricultura.

Resumiendo, menos lluvias pero más fuertes.

En promedio, en la Región de Murcia va a llover menos, pero los efectos extremos se mantienen, y cuando lo haga será con más intensidad por lo que hemos comentados antes del aumento de la temperatura del mar. Aunque, reitero, no se ve en los mapas que haya más gotas frías; sólo que serán más intensas.

Y visto lo que ha ocurrido desde que se hizo este panel, se está acertando en las predicciones más optimistas o en las más pesimistas.

De momento se están cumpliendo los escenarios más pesimistas. Vamos por el peor camino.

Otro de los datos que se está teniendo muy en cuenta es la temperatura del mar. ¿Qué se apunta para el Mediterráneo?

En los últimos 30 años las temperaturas han sido más bien estables. La tendencia es de casi ningún cambio. Pero en las proyecciones sí salen resultados de calentamiento, en torno a los 3-4 ºC a finales de siglo. Y con esa alteración tan pequeña es normal que aún no se hayan notado los cambios. Y en cuanto al nivel del mar, ha subido 3 milímetros al año, y se estima que subirá 50 centímetros en total. Con eso no se inunda La Manga, como se ha dicho por ahí. En el escenario más pesimista se podría 'comer' un trozo pequeño de playa. Por tanto el nivel del mar no es un problema para nosotros. Sí lo es, por ejemplo, para Filipinas porque el nivel sube sobre todo por expansión térmica (el agua más caliente se hincha), no solo porque se deshielen los Polos. La Manga sólo desaparecería si se derritiera Groenlandia y La Antártida, cosa que no va a ocurrir en los próximos mil años.

¿Qué consejos daría a quienes tienen en su mano evitar que se cumplan los escenarios más pesimistas?

Lamentablemente, mi percepción es que a la gente en general no le preocupa esto del cambio climático, pese a ser el gran problema de la humanidad. Lo ven a muy largo plazo, a cincuenta o cien años vista y no se toma en serio. Y desde el punto de vista del clima, al ser un fenómeno global, se tiene que atajar de la misma manera; no se puede hacer solo desde un país o una región. Hoy por hoy tiene una mala solución. Pero en la Región ya se empieza a percibir, sobre todo por la subida de las temperaturas; fíjate en las noches tropicales, ya son casi el día a día del verano.

Pero algo se podrá hacer...

Sobre todo se podría actuar en la parte de la mitigación, utilizando la educación, la tecnología, y presionando a los políticos, que solo se mueven si la gente se lo pide. Pero como seguro que hay ya una parte de esos efectos del cambio climático con los que vamos a tener que convivir, debemos trabajar más en la adaptación a los mismos. Por ejemplo, en Murcia estudiar qué infraestructuras se pueden necesitar o qué tipo de agricultura es la más adecuada.

¿Y cuál sería, en su opinión?

Yo no soy experto en la materia, pero si cada vez va a hacer más calor y va a haber menos agua, habrá más cultivos de los actuales que no se podrán plantar. Aunque los agricultores de esta Región ya están muy acostumbrados a adaptarse y no dudo de que lo hagan.

Se está hablando mucho también de que se tenga en cuenta para futuras ordenaciones del territorio.

Es evidente que al planificar una ciudad se debe tomar en serio dónde se puede edificar y dónde no. Lo que ya está mal hecho tiene mal apaño. Y desde luego, que no se entiende que se haya permitido construir en una rambla, está claro. Pero también tienen su responsabilidad quienes han comprado esas viviendas sin consultar antes dónde estaban construidas. Hay suficientes planos y mapas con esa información.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook