21 de septiembre de 2019
21.09.2019
Energía

La IV edición del Camino del Sol arranca este martes en Murcia

La campaña de Anpier recorrerá todas las comunidades autónomas hasta el 16 de noviembre

21.09.2019 | 22:18
Cartel de la campaña.

Anpier iniciará este martes en Murcia la IV edición del Camino del Sol, que recorrerá todas las comunidades autónomas durante los próximos dos meses para exigir «una transición energética justa, seguridad jurídica para los productores fotovoltaicos y la democratización de la generación energética».

Entre sus objetivos figura también evitar que «la propiedad de las instalaciones quede en manos de un reducido grupo de empresas» y defender el derecho de los ciudadanos a participar en la generación de energías limpias que ellos mismos podrán consumir.

La nueva edición del Camino del Sol arrancará con una jornada que se celebrará este martes a las 19.00 horas en la Cámara de Comercio de Murcia.

Las siguientes citas serán el miércoles en Almería y el viernes en Santiago de Compostela. La campaña terminará el 16 de noviembre en Toledo con un acto multitudinario.

La organización que preside el murciano Miguel Ángel Martínez-Aroca ha organizado una veintena de actos en toda la geografía española para «trasladar a la ciudadanía, a los productores fotovoltaicos, a los políticos y a los responsables de todas las comunidades autónomas las urgencias que en materia energética se han de afrontar en España y en las que deben implicarse todos y cada uno de ellos».

Anpier reivindicará que se compense «el daño causado a las 60.000 familias españolas que destinaron sus ahorros e hipotecaron sus bienes para apoyar el desarrollo de un nuevo modelo energético en España, algo que les fue solicitado por el propio Estado español, y que ahora ven mermada la tarifa que se les ofreció y que motivó sus inversiones éticas con recortes de hasta en un 50%».

La Asociación Nacional de Productores de Energías Fotovoltaicas defiende «el derecho de los españoles a consumir su propia energía y a participar del mercado energético a través de parques fotovoltaicos sociales, que redistribuyan los ingresos del sistema eléctrico y beneficien a las economías locales».

Anpier alertará también de «la gravedad que supone la destrucción del colectivo de pioneros de la energía fotovoltaica, a través de un marco retributivo inaceptable, que queda todavía más en evidencia a la vista del rosario de laudos arbitrales del Banco Mundial que condenan al Estado español a indemnizar a los inversores internacionales por la arbitrariedad del daño económico que soportan».

Añade que con estos laudos «se demuestra que la reforma enmascaraba la destrucción de las iniciativas renovables sociales, dado que España ni ha ganado ni podrá ganar ni uno sólo de los más de 30 pleitos que afronta».

A la vista de estas resoluciones, considera «inaceptable que por una misma situación el Estado indemnice el daño causado a los grandes inversores internacionales y no evite la ruina de sus nacionales».

Recuerda que ante el reto de la transición energética, «España debe hacer frente a los nuevos desafíos sociales, económicos y medioambientales. En este marco, la transición ecológica será uno de los pilares esenciales de esta transformación, que solo es viable gracias al cambio de modelo energético que ahora iniciamos, con las energías renovables como protagonistas».

Advierte de que esta transición «nunca hubiera sido posible sin la madurez que ha alcanzado la tecnología fotovoltaica. Sin las renovables, solo tendríamos la alternativa del decrecimiento y la resignación de tener que habitar un país contaminado y sometido a precios altos de la energía».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook