17 de septiembre de 2019
17.09.2019
DANA

Gota fría en la Región de Murcia: la quinta parte del agua del Mar Menor procede de escorrentías

Los expertos calculan que harán falta entre 15 y 25 días para que deje de evacuar agua del temporal al Mediterráneo

16.09.2019 | 21:30
Gota fría en la Región de Murcia: la quinta parte del agua del Mar Menor procede de escorrentías
Gota fría en la Región de Murcia: la quinta parte del agua del Mar Menor procede de escorrentías

Este espacio natural "está en el peor momento de su historia reciente, pero no diría que es la puntilla", afirma el consejero de Agricultura, Antonio Luengo. Los científicos van a hacer un control de los sedimentos que han entrado a la laguna y que se quedan en el fondo.

El agua procedente de las escorrentías de las ramblas tras la gota fría de la semana pasada ha provocado que el Mar Menor tenga hasta un 20% más de agua y que su nivel subiera unos 53 centímetros, con picos de 70 centímetros.

Estos son los datos preliminares facilitados ayer por la mañana por el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, en un receso de la reunión que mantuvo con los expertos del grupo de Ecología Lagunar del Comité Científico del Mar Menor.

Luengo explicó que se calcula que harán faltan entre 15 y 25 días para que deje de salir agua del temporal desde la laguna salada hacia el Mar Mediterráneo a través de las golas.

«La laguna está en el peor momento de su historia reciente, peor incluso que tras la riada de 2016», apuntó el consejero, que añadió que «es un enfermo que sigue en la UCI, pero no me atrevería a decir que es la puntilla que acabará con la recuperación que estaba mostrando; puede sorprendernos como lo ha hecho hasta ahora».

Sin embargo, reconoció que la entrada de agua a través de las ramblas, que se prevé siga algún día más, podría tener «un efecto significativo negativo» por la bajada de la salinidad, «que puede tener unos efectos impredecibles en la flora y fauna del Mar Menor, provocar que la turbidez se prolongue durante el tiempo y evite que la luz del sol llegue a los fondos marinos y provocar efectos negativos sobre la vegetación»; todo ello «podría poner en peligro el equilibrio del ecosistema».

El consejero comentó que se había detectado una subida importante del fitoplancton que también tendrá unos efectos «negativos» para el Mar Menor, aunque consideró que todo «es muy preliminar».

En resumen: «Estamos ante un escenario nuevo; su estado es delicado». Por ello, no quiso aventurar cuál puede ser el futuro inmediato de la laguna salada.

«Durante décadas ha demostrado que soporta las presiones ejercidas por los seres humanos, y creo que será capaz de recuperarse; pero no es sencillo y hay que ayudarle», subrayó.

Luengo indicó que el domingo comenzaron las tareas de limpieza de toda la basura que recibió la laguna salada, como cañas, contenedores, barcos hundidos, etc. Y que las brigadas del 'Limpia Mar' serán reforzadas en los próximos días.

Análisis preliminar

Durante la reunión con los técnicos y expertos del Comité Científico, se realizó un análisis preliminar de la situación y se estableció la hoja de ruta con actuaciones a corto, medio y largo plazo. «Nosotros seremos el brazo ejecutor de todas las iniciativas que nos propongan como las más adecuadas», apuntó Luengo.

Lo primero que se está haciendo es recopilar imágenes sobre el estado de la laguna. Ya el sábado lo hicieron con drones y ayer un avión de la AGA las captó. También se dispone de imágenes de los satélites de la zona para ver la evolución de la cuenca de manera continua y su efecto sobre la laguna. Esto les permitirá ver por dónde circula el agua y por dónde entra.

La Consejería había previsto habilitar a lo largo de ayer una plataforma, a través del 'www.canalmarmenor.es', para que todas aquellas personas que tengan cualquier tipo de dato útil o imágenes georeferenciadas las faciliten, explicó Luengo. En la página se darán instrucciones de cómo subir estas imágenes.

Otra de las actuaciones a corto plazo será una campaña de muestreo de seguimiento para tener cuantificados los sedimentos que han entrado a la laguna. Habrá que evaluar los sedimentos que se quedan en la laguna y que no salen al Mediterráneo, y que pueden provocar que la laguna salada pierda profundidad.

Nivel freático y nitratos

El consejo destacó que el temporal había provocado que el nivel freático esté muy alto, «lo que conlleva que hay mucha agua subterránea que irá aflorando estos días, semanas e incluso meses, a través de las ramblas, principalmente la del Albujón, y podrían acabar en el Mar Menor». Y eso provoca una concentración alta de nitratos, «que es negativa para el Mar Menor», añadió.

Los expertos del Comité hicieron ayer una primera evaluación de cómo han funcionado las barreras vegetales que se colocaron en el arco sur de la ribera de la laguna y según apuntó Luengo, han aguantado las riadas «perfectamente» y, según los expertos, «eso podría ayudar a tener una definición exacta del tipo de reforestación vegetal en toda la cuenca, no solo en la zona que hay junto al mar».

Infraestructuras

El consejero de Agua reconoció que ya no se podría esperar más tiempo para ejecutar las infraestructuras necesarias para dar una solución integral, que palien y mitiguen los efectos de temporales como el vivido la semana pasada en la Región, puesto que no se pueden evitar.

«Son obras muchas veces anunciadas y nunca ejecutadas; debemos intentar agilizar su puesta en marcha para que en el próximo temporal no estemos siempre igual», señaló.

Muchas de las actuaciones vienen recogidas en el proyecto de Vertido 0 del Ministerio para la Transición Ecológica, «pero hay que ejecutarlas, dado que si hubieran medidas del proyecto en marcha, ayudarían a evitar esos efectos negativos que se pueden producir en el Mar Menor a medio y largo plazo», concluyó.

El proyecto ministerial ya tiene la declaración de impacto ambiental aprobada y está a punto de ser publicada en el BOE, antes de empezar a ejecutarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook